Cristina Tárrega y su marido "Mami" Quevedo posan en exclusiva con su hijo, Marco

Cristina Tárrega, la popular presentadora de Viva la vida, en Telemadrid, es una mujer que se define como todo-terreno, y aunque ella misma confiesa que se encuentra mejor en unos ámbitos que en otros, asegura que en este programa se encuentra comodísima. Centrada en su carrera profesional, su marido y su pequeño Marco, de once meses, Cristina vive uno de sus momentos más dulces y completos. Un trabajo que le gusta, un marido que la adora y un sueño cumplido: su maternidad.
¿Te queda algo más que cumplir? ¿Algún sueño por el que luchar?
—Me quedan muchas cosas aún por hacer, pero sueño con una niña, y ese sí podría ser verdaderamente mi compromiso. Desde hace tiempo me ronda la idea de la adopción. Es algo que ya hemos comentado Mami —su marido— y yo en varias ocasiones.
Mami interviene tímidamente y apostilla que es algo que hay que meditarlo.
—Cristina es una mujer de impulsos y yo soy mucho más tranquilo. Medito más las decisiones, valoro los pros y los contras de cada situación y ejerzo un poco de freno. Vengo a ser el parachoques del coche que ella conduce, aunque he de reconocerle que si ella no estuviese a mi lado, yo tampoco me lanzaría demasiado.
¿Y todas las decisiones, incluso las laborales, os las consultáis?
—Por supuesto que sí. Somos, sobre todo, muy amigos, aunque eso no quite que nos pongamos "los puntos sobre las íes" o nos leamos la cartilla de vez en cuando. Lo hablamos todo y lo consultamos todo, uno no gasta sin consultarlo, uno no hace nada sin preguntarlo. La idea de equipo es una constante en nuestro matrimonio. Y las decisiones laborales también las tomamos entre los dos.

Más sobre: