Donald Trump, irreconocible a los veinte años

Aunque nadie lo diría, el hombre que aparece en las imágenes superiores es el mismo, el mundialmente conocido Donald Trump. La fotografía de la izquierda fue realizada a finales de los años setenta con la que poco después se convertiría en su primera esposa, la entonces modelo de origen checo Ivana. En la fotografía de la derecha, el magnate estadounidense aparece con su mujer actual, la espectacular Melania Knauss, que también fue modelo aunque abandonó su trabajo poco después de conocer al magnate.

Cuando Donald conoció a Ivana era un joven universitario con muchas de triunfar. A finales de los años ochenta, el ambicioso Donald convertía su apellido en sinónimo de triunfo. En Nueva York los edificios a los que ponía su nombre daban buena cuenta de su éxito que él, además, quería dar a conocer sin ningún pudor: Trump Tower, Trump Plaza, Trump International Plaza, el hotel Trump Plaza y el Casino de Atlantic City y el Trump Taj Majal Casino Resort en Las Vegas eran el sinónimo de su éxito.

Con los noventa llegó la bancarrota, su divorcio millonario de Ivana y, de nuevo, matrimonio con una modelo, Marla Maples. A punto de cumplir los sesenta, Trump ha querido celebrar que de nuevo vuelve a ser ‘el magnate inmobiliario de Nueva York’ con una boda al inimitable estilo Trump. Decoración en exceso en flores, velas, ornamentos dorados y muy barroco. Su mujer, Melania, es de una belleza tan impresionante que jamás podría pasar desapercibida y tampoco desapercibido pasaría su vestido, de alta costura de Dior y con una falda de tanto volumen que no se colocaron adornos en el pasillo de la iglesia para que no le molestaran en su recorrido hacia el altar.

Más sobre: