Rocío Carrasco y Fidel Albiac, romántico fin de semana en Venecia

Rocío Carrasco y Fidel Albiac han visto estos días cumplido uno de sus mayores deseos: visitar juntos Venecia. Un viaje que han venido aplazando en los últimos meses debido a la operación y posterior tratamiento de Rocío Jurado, ya que su hija quería estar al lado de su madre el mayor tiempo posible. Ahora, una vez que los resultados de la última revisión realizada a la cantante en Houston han sido muy satisfactorios, tal y como publicábamos recientemente, Rocío Carrasco, que en noviembre pasado obtenía la nulidad eclesiástica de su matrimonio con Antonio David Flores, ha visto el momento oportuno para pasar ese fin de semana en Venecia junto a Fidel.

La pareja aterrizaba en el aeropuerto Marco Polo de la capital italiana. Con ellos iban también otras dos parejas de amigos, junto a los que se fueron directamente al hotel donde se alojaron, inaugurado hace sólo cuatro meses y que se encuentra situado en Mestre, una localidad muy cercana a Venecia. Al día siguiente se levantaron temprano, comenzando para ellos un periplo turístico que duraría hasta el anochecer y en el que hubo tiempo para recorrer los canales y ver sus imponentes edificios, como la catedral de Santa María de Donato, también llamada «La Serenísima», o una de las plazas más bellas del mundo, la de San Marcos. También estuvieron viendo escaparates de los más famosos diseñadores internacionales.

En una góndola ‘nupcial’
Rocío y Fidel se dirigieron a la plaza de Roma, punto de encuentro principal, para después partir hacia el interior de la ciudad. Primero estuvieron dando un paseo y visitando algunas tiendas para después alquilar una «góndola nupcial», que, según parece, está dedicada principalmente a las parejas que van a contraer matrimonio. Además, su recorrido fue también excepcional, pues éste dura normalmente unos veinte minutos y el suyo duró casi una hora. La góndola, con sus asientos en terciopelo y adornada con oropeles, partió del puente de Rialto y tomó rumbo al Gran Canal, donde tramo a tramo pudieron ver las casas de artistas tan conocidos como Sofía Loren, Woody Allen o Federico Fellini.

La pareja también pudo contemplar el Gran Casino y su enorme soportal. Posteriormente, la góndola discurrió por los canales más pequeños, descubriendo rincones ocultos donde paran artistas y bohemios de todo el mundo, para salir por el famoso puente de los Suspiros. En un momento dado, el gondolero les explicó que en «La Serenísima » tiene lugar la mayoría de las bodas religiosas que se celebran en Venecia y, al parecer, les preguntó si estaban casados, lo que provocó una simpática risa en ambos.

Más sobre: