Raquel Mosquera viajó con Toni a Nigeria para conocer a la familia de su marido

Dos semanas después de su boda en El Escorial, sobre la que informamos puntualmente, Raquel Mosquera viajó a Nigeria con su marido para conocer a la familia de Toni Anikpe que no habían podido viajar a España para estar presente en el enlace. El encuentro de Toni con los suyos —que se produjo en Lagos, la ciudad más grande en población del mundo, con cuarenta millones de habitantes — fue muy emocionante, habida cuenta de que hacía quince años que no les veía. El matrimonio también aprovechó para que Raquel conociera las costumbres y las raíces del país de su marido.

—¿Qué has sentido al volver a tu país tras quince años de ausencia y casado con Raquel?—le preguntamos a Toni.
—Mucha alegría. Estoy muy contento al reencontrarme con mi país y con mi gente y que mi mujer les pueda conocer, ya que fue imposible que ellos viajaran a España para estar presentes en nuestra boda. Como bien dices, ya han pasado quince años desde que partiera hacia España y este reencuentro era algo muy deseado y esperado, tanto por mí como por mi familia. El que vuelva casado y con mi esposa a mi lado ha sido otro aliciente.

—¿Cómo has vivido ese reencuentro?
—Han sido unos momentos de gran intensidad emocional. No hemos podido evitar las lágrimas de felicidad.

’Somos más de cincuenta de familia’
—¿Cómo has encontrado a tu madre y a tus hermanos?
—Están muy bien. En estos años he tenido contacto permanente con ellos y sabía que todo estaba bien por aquí. Lo que sí hemos cambiado es de aspecto. Cuando yo me fui, mis hermanos eran unos niños y ahora ya son unos hombres, y en el caso de mi hermana Ifeona, la dejé siendo una adolescente y ahora es una mujer y madre.

—¿Vais a aprovechar este viaje para reuniros con toda la familia?
—Nos habría encantando que fuera así, pero eso es imposible, ya que tengo hermanos que viven en Alemania y Estados Unidos y ellos no han podido venir en estas fechas. Más adelante intentaremos arreglar las agendas para reencontrarnos todos o al menos, los máximos posibles. Ten en cuenta que somos más de cincuenta miembros en mi familia.

’Un encuentro increíble’
—Raquel, ¿cómo has vivido tú este encuentro con el país de tu marido?
—Ha sido muy especial y entrañable. En estos días que vamos a estar viajando de un lado para otro, espero llegar a conocerlo, si no bien, si bastante sus costumbres y raíces.

—Lo que conoces es la ciudad de Lagos. ¿Qué te ha parecido?
—Es impresionante. Lagos es la ciudad más grande del mundo, ya que tiene cuarenta millones de habitantes, y lo que más me llama la atención es la amabilidad de sus gentes. En Nigeria sólo he visto amabilidad y sonrisas.

Más sobre

Regístrate para comentar