Rocío Jurado y su marido Ortega Cano disfrutaron de sus hijos e Miami.

Como todo el mundo sabe, Rocío Jurado viajó a Houston el pasado 28 de febrero para someterse a la prueba médica que certifique su estado de salud. Gracias a su tesón y coraje, Rocío Jurado ha finalizado con éxito el estricto tratamiento al que se ha sometido durante tres meses, con fuertes sesiones de quimioterapia y radioterapia, en el prestigioso centro Andersen, de Houston.
Rocío ha visto cumplido uno de sus sueños: en su última revisión, los médicos han dictaminado "que no hay indicio de célula cancerígena". Sin duda alguna, la familia ha recibido la noticia con alegría y satisfacción, después de meses de lucha e incertidumbre a los que se ha enfrentado la cantante, arropada en todo momento por su familia. Sin duda, su marido, José Ortega Cano, ha sido el principal baluarte de la cantante, una inyección de confianza que le ha sido necesaria en los difíciles momentos.
Antes de su vuelta a España, donde comenzará a preparar su nuevo trabajo musical, con canciones compuestas por Manuel Alejandro, ha querido disfrutar de unos días de descanso junto a su hijo, José Fernando.

En el día de la familia
Como recordaremos, el hijo de la chipionera cursa sus estudios en el prestigioso internado Florida Air Academy. Se trata de una institución preparatoria de enseñanza superior, completamente acreditada, ubicada en Melbourne, en la costa de Florida, sede de la más alta tecnología espacial.
El centro ofrece una educación completa y bien estructurada, que combina cursos académicos, deportes de competencia, liderazgo galardonado y educación personalizada. Durante sus estudios en FAA, los colegiales aprenderán también sobre liderazgo, trabajo en equipo, responsabilidad y autodisciplina.
Los profesores, personal y administradores cuentan con muchos años de experiencia en aulas de la enseñanza militar y de la aviación. Los instructores están certificados por el Estado y la mayoría de ellos cuenta con un título de Maestría.

Más sobre: