Paula Vázquez, espectacular en África

Pocos son tan sinceros llegados a este extremo.
—En una carrera como ésta, en la que nunca sabes cuándo ni dónde te llegará la oportunidad, la suerte juega un gran papel. En mi camino he sido muy afortunada. Mucha gente me ha regalado oportunidades de aprender, de madurar y, sobre todo, de crecer. Pero después, la responsabilidad de aprovecharlas era sólo mía, así que el trabajo, ése,de cabeza, porque no saben en qué país está ahora la abuela.
Se atisba en ti a una mujer un poco solitaria.
—Dicen que fui una niña un poco solitaria, aunque también tuve siempre muchos pájaros en la cabeza, así que mis fantasías y yo echábamos a volar durante horas.
Pero a estas alturas, Paula, los pájaros ya habrán volado de tu cabeza.
—Aunque ya he cumplido los treinta, me sigue encantando soñar despierta.
Seguro que eres una mujer muy apegada a tu tierra y a los tuyos.
—Sí, les necesito mucho, aunque he pasado por etapas, las normales, creo yo... Etapas en las que priorizas tu independencia, aventura o viajes a estar con ellos, pero cada vez les echo más pronto de menos...Me encanta volver para ver que todo está donde lo dejé.
Una abuela viajera.
—Quizá porque mis abuelas, Josefa y María, las dos gallegas, como yo, han sido y siguen siendo una referencia muy fuerte en mi vida... Mi infancia la pasé junto a ellas. Yo dormía con mi abuela Josefa, y en mi adolescencia, los veranos, siempre estábamos juntas en la playa.
Todos los abuelos siempre han estado ahí, Paula.
—¡Me preocupa tanto darles una buena vejez, sin por ello hacerlas sentir inútiles! ¡Qué importante es no perder la dignidad cuando uno se hace viejito! Espero, para cuando yo lo sea, no estar sola.

'No tengo sueños caros'
Soñar puede llegar a costar dinero.
—No tengo sueños caros. De vez en cuando sé darme un buen capricho, pero, por lo general, no son más que eso, caprichos.
No me digas que los caprichos no son caros a veces, Paula.
—Mis sueños son siempre como una carrera de fondo. Sueño con formar una familia y saber motivar a mis hijos. Sueño con tener éxito en cada nuevo proyecto, como éste que comienza ahora con mucha ilusión y confianza: mi propia línea de biquinis. Digamos que algunos son sueños caros, pero en esfuerzo.
¿Qué hay en la trastienda de un cuerpo tan escultural como el tuyo?
—Muchas gracias. Pues, simplemente, una mujer que sabe sacarse partido. En rasgos generales, como rezaba aquel anuncio de perfumes: «Simplemente,una mujer complicada».

Más sobre: