Raquel Mosquera y su novio de origen nigeriano, Toni Anikpe, se han casado civilmente. Una boda que ha puesto fin a semanas de comentarios y especulaciones sobre si finalmente la pareja iba a poder contraer matrimonio. El enlace tuvo lugar el pasado 19 de febrero en una finca situada en el término municipal de San Lorenzo del Escorial. Raquel, que enviudó de Pedro Carrasco hace cuatro años, llevaba un vestido en seda y raso en color blanco roto de corte Imperio. El cuerpo era de encaje bordado imitando plumas, mientras que la chaqueta, corta, tenía una especie de cola rematada con plumas y perlas.

Raquel llevaba el cabello semirrecogido y un tocado a juego con el traje. Por su parte, Toni iba vestido con un traje de color negro de diseño italiano. Los invitados empezaron a llegar a las siete de la tarde y fueron recibidos con un vino español antes de acceder a la sala donde se celebró el enlace, a las ocho de la tarde. La ceremonia fue oficiada por don José Antonio Vara Moreno, teniente de alcalde de San Lorenzo del Escorial. El matrimonio se ha casado en régimen de separación de bienes. Nada más acabar la ceremonia, Toni y Raquel se dieron un largo y cariñoso abrazo.

Con el traje típico de Nigeria
Posteriormente, los novios e invitados pasaron a una zona de la carpa donde se sirvió un cóctel seguido de cena. Antes del baile, los novios se ausentaron unos minutos, para regresar vestidos con unos «asokes», traje blanco típico de Nigeria. Raquel también lucía un turbante azul. Así dio comienzo el baile con un vals. En un momento determinado, los novios fueron rodeados por unos amigos de Toni, que empezaron a arrojarles billetes de dólar sobre sus cabezas, de acuerdo con una tradición nigeriana, según la cual el dinero es para gastarlo y disfrutarlo, ya que nunca sabes lo que te puede pasar mañana. En un momento de la fiesta pudimos hablar con los novios y así saber lo que sentían y cómo habían vivido este día.

‘Me considero muy sensata’
—Raquel, ¿cómo te has sentido hoy?
—Hoy es uno de los días más felices de mi vida. Me caso muy, muy enamorada.
—¿Por qué casarte de nuevo?
—Soy una persona que desde muy jovencita he tenido las ideas claras y a mí me mueve el corazón. Me considero muy sensata y tengo que ver muchas cualidades en el hombre con el que me caso, y Toni, para mí, las tiene todas.
—¿Cuál ha sido el momento de mayor emoción?
—Principalmente, cuando le he visto de novio y nos hemos dado un abrazo y un beso muy grandes.

Más sobre

Regístrate para comentar