Daniela Cicarelli, la mujer que cambió la vida de Ronaldo

De la mujer que obró el milagro de cambiar a Ronaldo poco se sabe en España. Daniela llegó -con Ronaldo, cómo no- el pasado verano a nuestro país. Siempre que sale lo hace con su novio y mostrando una fantástica sonrisa. Ríe mucho y dice que eso es por la alegría que todos los brasileños tienen. Para comprobar el cambio en la vida del futbolista no hay más que recordar su última fiesta de cumpleaños junto a Daniela y la que celebró antes de conocerla.

DOS Fiestas de cumpleaños bien distintas
Todavía se recuerda la famosa celebración, en la que reunió en su casa de La Moraleja a sus compañeros de equipo; entre ellos, David Beckham y Roberto Carlos, Esther Cañadas, Javier Hidalgo, impresionantes modelos que no dejaban de entrar en la casa y donde se produjo el conocido incidente entre Vania Millán y otra de las invitadas, enfrentadas por el corazón de Ronaldo. Un año después, todo había cambiado. El ciclón Cicarelli ya había entrado en su vida y celebraron el cumpleaños en la misma casa, pero en familia y con una cena tranquila. Por cierto, la casa fue la residencia de Ronaldo y su primera mujer, Milene, de la que todavía no se ha divorciado, y Daniela no tardó en contratar a la decoradora brasileña Julinha Serrado para que le diera un nuevo aire a la vivienda. Nuevos colores y nuevos muebles, que no han dejado ningún recuerdo de la anterior moradora. Y no sólo eso, ella misma se encargó de romper fotos de Milene con su hijo que encontró en la casa; también una en la que Milene y Ronaldo se besaban en los labios. Después las metió en una bolsa de basura con sus correspondientes marcos (algunos de plata) y trofeos deportivos de Milene y las sacó personalmente a los contenedores que hay delante de su casa.

Estos días, la prensa brasileña aseguraba que en Bento Ribeiro, la barriada carioca en la que se crió Ronaldo, acusan a la modelo de ser la culpable de que ninguno de sus amigos de la infancia fueran invitados a Chantilly. En este barrio, según el diario Extra, la han apodado Cazarelli. De ella también se destaca su furia y fuerte temperamento, y nadie olvida que Rodrigo Paiva, gran amigo de Ronaldo, y en muchas ocasiones su portavoz oficial, optó por no ir a la falsa boda, a pesar de estar en París ese día. Todo, según dicen, por desavenencias con la novia.

Más sobre: