Paloma Lago y Álvaro Bultó se dan una tercera oportunidad

Paloma Lago y Álvaro Bultó han decidido darse una nueva oportunidad, que es, por cierto, la tercera. Las imágenes de ambos, juntos y sonrientes, en la estación de esquí de Baqueira Beret son la mejor prueba de ello. La popular presentadora y el no menos popular deportista, famoso por los espacios de aventuras que viene ofreciendo desde hace tiempo en la pequeña pantalla, han estado en el valle de Arán el pasado fin de semana, lo que hace indicar que han repensado las cosas, por más que cuando rompieron por segunda vez el pasado septiembre, casi en vísperas de su anunciada boda —la tenían preparada para dos meses después —,dieron a entender, en cierta manera, que el distanciamiento era rotundamente definitivo, puesto que habían llegado a la conclusión de que, aunque eran muchas las cosas que les unían, podían cometer un irreparable error casándose.

En realidad, en esta última decisión de reanudar —no sabemos, por el momento, si incluyendo la intención de casarse de manera inminente — la relación ha influido, sin duda, el hecho de que la distancia les ha hecho ver que, de una u otra forma, se necesitan. En otras palabras, en su historia de amor no se ha cumplido la canción que empieza así:«Dicen que la distancia es el olvido...».En otras palabras, les habría sucedido lo que Paloma afirmaba el pasado mes de junio tras una ruptura de casi dos meses:«El martes 13 de abril habíamos roto nuestra relación de casi tres años. Todo estaba acabado. Dos semanas después nos dimos cuenta de que cada uno era ya parte esencial en la vida y en la felicidad del otro. Entonces decidimos volver...y dar el paso definitivo ».

Tercera oportunidad
No fue, sin embargo, esa segunda etapa la definitiva. Pero puede que ahora lo sea esta nueva. A fin de cuentas, suele decirse que a la tercera va la vencida, y ellos abrigan esta esperanza. Sin embargo, ni Paloma ni Álvaro han querido, por el momento, manifestarse en ningún sentido. Quizá porque quieren ser, por ahora, cautos y no echar las campanas al vuelo ni dar nuevamente un paso en falso. Cuando anunciábamos la segunda de las dos rupturas de Paloma y Álvaro apuntábamos como posible causa de la misma una cierta actitud de indecisión en algunos aspectos por parte del deportista, indecisión que la popular presentadora habría intuido, lo que la habría llevado a plantearle, siempre de buena manera, a Álvaro la posibilidad de dar por finalizado el compromiso que les unía, algo que, a su vez, Álvaro Bultó terminó por aceptar, lo que no implicaba que dejara de sentir por Paloma lo que sentía desde que, en septiembre de 2002, la conoció. Por su parte, si Paloma le planteó la posibilidad de romper tal compromiso, no lo hizo porque hubiera dejado de querer a Álvaro, sino porque en ese momento no veía clara la determinación del deportista, que, por otra parte, iba a dar el paso de romper, a sus cuarenta y dos años, con un estado de prolongada soltería en la que él mismo no tenía inconveniente en definirse como «un solterón».

¿Sintió Álvaro, en la recta final que le llevaba hacia el matrimonio, una anticipada nostalgia...de su soltería? Tampoco está claro que hubiera sucedido eso. Entre otras cosas, porque cuando en junio nos anunciaban ambos la boda, él afirmaba:«Ya me tocaba (refiriéndose a casarse). Llegas a una situación en la que recapacitas y te das cuenta de lo que realmente quieres ». Una vez más será el tiempo quien diga la última palabra.

Más sobre: