Lo más sorprendente es, sin embargo, que el financiero también invitó a sus dos ex esposas, Ivana Trump y Marla Maples aunque ellas no asistieron. Quienes sí estuvieron, como es lógico, son los cuatro hijos de Trump, Donald Jr., Ivanka y Eric, nacidos en su matrimonio con Ivana, así como la pequeña Tiffany, de 11 años, nacida en su unión con Marla.

Un banquete de auténtico lujo
En la boda se sirvieron los más exquisitos manjares, no faltó el caviar, la langosta y la trufa. El chef Jean-Georges Vongerichten sería el encargado del menú, basado en filet mignon a la pimienta verde y foie gras y una ensalada de camarones al vapor. El postre, acorde con el resto de la cena, era una increible tarta nupcial de siete pisos, regados con Grand Marnier y decorados con tres mil rosas de chocolate blanco.

El banquete estuvo amenizado por toda una orquesta, que incluso contó con la actuación del músico Tony Bennett.

Para facilitarles la tarea de saber que regalarles, Melania y Donald han organizado su lista de bodas en la joyería Tiffany y en la exclusiva Bergdorf de Nueva York. Entre los objetos que han seleccionado destacan una cesta de fruta de porcelana valorada en 6.440 euros, un juego de café cuyo precio es de 3.000 euros, 170 tenedores para pescado, 140 cuchillos para carne y otros 45 de queso.

La pareja de recién casados han firmado un contrato prematrimonial. Algo nada extraño después de que sus dos anteriores matrimonios le costasen al empresario más de 14 millones de euros.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más