Rocío Jurado: 'He venido a ver a la Virgen de Regla. Era mi promesa'

Se lo había prometido. Una promesa que, seguramente, le hizo el pasado ocho de septiembre, día de su patrona, cuando, desde el balcón de ‘Mi abuela Rocío’, su casa de Chipiona, siguió con más emoción que nunca la procesión a la que no falta ningún año. Rocío Jurado, La más grande, ha vuelto a encontrarse con la Virgen de Regla casi tres meses después. Tres meses intensos y difíciles que ha pasado en Houston sometiéndose a duras sesiones médicas con un único fin: acabar con el cáncer que le fue diagnosticado a finales del pasado mes de julio.

"Voy a ver a la Virgen de Chipiona, era mi promesa, mi primera salida iba a ser para ir a verla" repetía Rocío desde el coche que le llevaba de su finca de Yerbabuena (en la provincia de Sevilla) a Chipiona (Cádiz), el pueblo en el que nació. Ha hecho el viaje en dos partes. El martes salía de su casa de Madrid para llegar a Yerbabuena a las seis de la tarde. Con ella iba su hermana, Gloria Mohedano. Su marido, José Ortega Cano y su hija menor, Gloria Camila, habían salido horas antes. Al día siguiente, la familia Ortega-Mohedano reanudaba su camino, el que les llevaría ante la Virgen de Regla.

Como bien decía Rocío, esta ha sido su primera salida desde que retornara de Estados Unidos. Rocío y Ortega Cano volvieron el pasado 11 de diciembre y desde entonces la artista no había salido de casa. Ha recibido, eso sí, a su familia y amigos más cercanos. Como han sido las fiestas, lo explicaba la propia Rocío: "Tranquilitos, han venido muchos amigos y me han hecho fiesta y todo, muy bien".

Más sobre: