Juan Serrano («Finito de Córdoba ») ha sido intervenido de la nariz en una clínica de Madrid para solventarle unos problemas respiratorios que venía padeciendo desde hacía algún tiempo. Tenía problemas de respiración —explica «Finito »— y, a veces, hasta perdía la memoria, porque no me llegaba bien el oxígeno al cerebro. Y añadió: Ya me operé una vez y no quedó bien. Por eso han tenido que ponerme derecho el tabique nasal.

La operación tuvo lugar días después de que el torero y su bella esposa, Arancha del Sol, celebrasen su tercer aniversario de boda en Córdoba, adonde se habían trasladado para que el torero recibiese el premio al mejor natural que le otorgó la peña taurina que lleva su nombre. Allí, en su ciudad natal, el diestro nos hablaba de su hija:

¿Cómo está vuestra hija,Lucía?
Llena de felicidad. Es una niña muy risueña.
¿No os pide un hermano?
Cuando está a gusto y bien, sí. Esperamos que en dos mil cinco podamos darle un hermanito.
Acabáis de celebrar vuestro tercer aniversario de bodas.¿Cuál es el balance?
Muy positivo. La estabilidad que proporciona estar casado con una persona como Arancha es importante.

Entrevista con Arancha
Arancha,¿vuelves a televisión?
Sí, con la serie «El pasado es mañana»,en Telecinco. Se emitirá a partir de febrero. Es diaria, a las siete y media de la tarde.
¿Cuál es tu papel?
Soy Carolina, una secretaria despechada. Hago de mala por despecho.
Cuál es el balance de estos tres años de matrimonio?
Ha sido un cambio radical, no por casarnos, sino por la llegada de la niña. Yo estaba acostumbrada a mucho movimiento y las prioridades cambian, aunque nos hemos adaptado muy bien.
Tu matrimonio se ve sometido a mucha rumorología de crisis con relativa frecuencia.
Yo no me lo tomo como algo personal. Quizá hay demasiadas horas de televisión dedicadas al corazón. Lo normal, cuando un matrimonio se casa, es que todo vaya bien. La verdad es que no presto atención a eso.

Más sobre

Regístrate para comentar