Severiano Ballesteros y Carmen Botín se separan tras 16 años de matrimonio

El golfista Severiano Ballesteros y su esposa Carmen Botín han decidido separarse tras 16 años de vida en común. El matrimonio habría firmado su separación legal estos días, aunque ninguno de los dos ha hecho comentarios al respecto.

Severiano Ballesteros, de 47 años, y Carmen Botín, de 44, contrajeron matrimonio el 25 de noviembre de 1988, en la Casa del Promontorio, un palacete propiedad del abuelo de la novia, en una ceremonia íntima.

Tras la boda, se instalaron en la localidad de Pedreña, Cantabria, y de esta unión han nacido tres hijos: Baldomero Javier, de 14 años, Miguel, de 12, y Carmen, de 10. Una de las últimas veces que se les vio juntos en público fue en el enlace de los Príncipes de Asturias, el pasado 22 de mayo.

Una leyenda del golf
Ballesteros, una de las grandes figuras del golf, empezó con tan solo nueve años como caddie en el campo de Pedreña, fundado por el abuelo de Carmen, Emilio Botín Sanz de Sautuola y López. A los dieciocho años consiguió el título de jugador profesional y comenzó a ganar algunos torneos. Pasó así de caddie de la familia a profesor de las hijas de Botín y más tarde contrajo matrimonio con una de ellas, Carmen.

Severiano Ballesteros se ha convertido ya en una leyenda del deporte mundial. El año 1993 fue el primero en que no ganó ningún título desde 1976. Su trayectoria deportiva incluye todo tipo de triunfos, por lo que ha pasado ya a la historia como el jugador que más grandes títulos ha conquistado en la década de los 80, en la que sumó cinco del Grand Slam.

Carmen Botín es hija del presidente del Banco Santander Central Hispano y de Paloma O’Shea y no ha seguido los pasos de su padre y hermana Ana Patricia en el mundo de la banca, dedicándose sobre todo a su familia.

Más sobre

Regístrate para comentar