La esposa de Raul, Mamen Sanz, elegante en Navidad

Asegura que la moda, más allá que un trabajo propiamente dicho, es un «hobby» para ella. Algo que le gusta muchísimo.
Mamen Sanz, una mujer seria, respetuosa y responsable, se casó en julio de 1999 con el ídolo de miles de niños y mayores, el futbolista Raúl González, capitán del Real Madrid. Una vida, la de este joven matrimonio, intentando, lo que la profesión y la fama del deportista les permite, pasar lo más inadvertidos posible. Madre de dos hijos varones de corta edad, Mamen viene ahora a estas páginas llenas de Navidad posando sofisticada y elegante.
Asegura que ha madurado y que ha podido quitarse de un fuerte empujón gran parte de la timidez que le estorbaba en el camino. Sinceridad en las declaraciones de la bella esposa de alguien que va camino de la leyenda futbolística.

Mamen, últimamente parece como si hubiera habido un repunte en tu trabajo.
—Yo creo que en el mundo de la moda sucede como en todo, en el sentido de hacer una cosa y luego todo ir un poco rodado. Yo no me he sentado y he dicho: «Bueno, ahora es el momento de retomar mi profesión». También ya tengo una edad que...
No me irás a decir que eres ya mayor para la moda.
—Creo que no. Pero, como te decía, estos últimos trabajos que he hecho me han ido surgiendo sin yo buscarlos.
Te habrá apetecido hacerlo.
—Por supuesto que sí. Además, he trabajado con personas a las que aprecio y con las que me he sentido muy cómoda.
También has protagonizado una campaña publicitaria para Pedro Durán.
—Me apetece trabajar en proyectos que me ilusionen y con los que me identifico. Ahora que mis hijos son un poco más mayores y me siento más libre, he podido empezar a hacer algunas cosas. De todo lo que me han ofrecido, lo que más valoro a la hora de seleccionar mis trabajos es sentirme a gusto y cómoda con la marca para la que trabajo; más aún en este caso, ya que se trata de un compromiso a largo plazo como embajadora de Pedro Durán. Hemos tenido una serie de reuniones, he conocido su fábrica y los productos que realizan, hicimos el reportaje gráfico para la campaña y he prestado mi apoyo en los distintos eventos programados.

'A mis hijos les hace mucha gracia verme en las revistas'
Es cierto que has estado un tiempo dedicada a tu familia por completo.
—Cuando los niños eran pequeños, sobre todo el primer año, no quise separarme de ellos, porque cuidarles y atenderles era lo más importante para mí. Por eso dejé completamente el trabajo, para estar cerca de mis hijos. También los tuve muy seguidos. Uno tiene cuatro años para cumplir cinco, y el otro, dos.

Más sobre: