Luis Alfonso de Borbón mira al futuro con optimismo

Cuando Luis Alfonso de Borbón Martínez-Bordíu llegó al mundo, el 25 de abril de 1974, todo parecía indicar que iba a llevar una vida entre algodones. Su nacimiento alegraba el hogar de Alfonso de Borbón Dampierre, nieto de Alfonso XIII, y María del Carmen Martínez-Bordíu Franco, nieta mayor de Francisco Franco, que anteriormente había sido bendecido con su la llegada de su hijo mayor, Francisco.

Sin embargo, el destino le deparaba trágicas experiencias en los primeros años de su vida. Los duques de Cádiz se separaban en 1979 y Carmen decidió cambiar Madrid por París. Luis Alfonso, que entonces tenía cinco años, siguió junto viviendo junto a su padre y su hermano. En 1984, su hermano, sólo dos años mayor que él y a quién estaba especialmente unido, fallecía en un accidente de tráfico. Luis y su padre sufrieron gravísimas heridas a consecuencia de este accidente.

La fatalidad aparecía de nuevo en su vida poco después. Durante unas vacaciones con Jean-Marie Rossi, segundo marido de Carmen, y los hijos de éste, las gemelas Mathilde y Marella y Frederick, y mientras se encontraban haciendo esquí acuático Mathilde se cayó por la parte de la popa y la hélice de la embarcación le segó la cabeza. Los chicos fueron testigos de esta tragedia. Años más tarde, en 1989, le fueron a buscar al colegio para decirle que su padre había fallecido en un accidente de esquí en una estación americana. No ha dejado, sin embargo, que estas tragedias le traumatizaran. Luis Alfonso es disciplinado, serio y muy organizado. Celoso de su vida privada, amante de los deportes y de los animales, cambió el chalet familiar de Pozuelo por la histórica casa de Hermanos Bécquer de su abuela, la duquesa de Franco, y allí ha vivido hasta que ha contraído matrimonio con María Margarita Vargas Santaella.

Más sobre

Regístrate para comentar