La representante de Perú coronada Miss Mundo 2004

En un marco de exhuberancia incomparable, la isla china de Sanya, se ha celebrado la ceremonia de coronación de la mujer más bella del mundo. El título de Miss Mundo ya tiene una nueva reina. La elegida, María Julia Mantilla García, de Perú.

Por primera vez en la historia ha sido el público el encargado de escoger a su favorita, mediante llamadas y mensajes de móvil.

La audiencia que asistió al evento se maravillo con la espectacular puesta en escena, pero, en especial, cuando las 107 participantes, encabezadas por la representante de Ecuador, desfilaban en unos elegantes trajes de noche creados por algunos de los diseñadores más importantes de sus países. La chicas aparentaron estar muy tranquilas y relajadas, la procesión iría por dentro.

La estrella del pop Lionel Ritchie viajó expresamente desde Estados Unidos, para actuar en la cita e interpretar su nuevo sencillo Long, long way to go.

Bélgica se hizo con el premio al Mejor Diseñador de Moda del Mundo, gracias a un diseño que cortaba la respiración.

Después de una serie de actuaciones musicales y de vistosos entretenimientos propios de la legendaria tradición china, el nerviosismo entre las participantes empezó a aumentar. Solamente serían 15 las afortunadas que pasarían a la final, entre ellas la ganadoras de las cinco competiciones previas. La representante de Antigua, ganadora de Miss Talento; la estadounidense, Miss Mundo Playa; la galesa, Miss Deportista, la abanderada mexicana, Miss Top Model y la australiana, escogida por la organización.

De esta lista, sólo quedarían cinco: las Misses de República Dominicana, Perú, Filipinas, Polonia y Estados Unidos.

El final se acercaba, y Lionel Ritchie volvió al escenario, en esta ocasión interpretó una mezcla con alguno de sus mayores éxitos, sirvió para relajar posibles tensiones. El cantante reconoció, ya en camerinos, "estas mujeres son realmente increíbles. No solamente son preciosas, también son listas. El mundo tiene una decisión difícil".

Por fin llegó el momento en que se dio a conocer el nombre de las tres más votadas. Las chicas que se situaron en el centro del escenario, fueron las jóvenes de Estados Unidos, República Dominicana y Perú. Cuando la primera de ellas fue anunciada para el tercer lugar, las dos últimas candidatas no podían ya ocultar sus nervios, por saber a quién entregaría su corona la ganadora de la edición pasada, Rosanna Davison.

La afortunada, Miss Perú, de 20 años, lucía absolutamente resplandeciente. María mostraba toda su alegría: "El hecho de que yo haya sido la primera Miss Mundo, en ser elegida por votación popular, hace que este premio sea increíblemente más preciado. Ahora que me he convertido en una genuina embajadora del mundo, intentaré hacer todo lo que esté en mi mano para promocionar las buenas causas, que ha sido una de las características de Miss Mundo durante más de medio siglo".

Más sobre: