Con estas palabras resumió cómo se encuentra tras los intensos meses vividos. La duquesa de Montoro, en la presentación de la colección Only de Tous, optó por no hacer declaraciones y posó acompañada en todo momento de Rosa y Salvador Tous. Entre los invitados, también estaban Ana Rodríguez Mosquera, esposa de José Bono, Paloma Lago, Sofía Mazagatos y David Meca.
Eugenia sonreía, aparentemente relajada. Y ante la insistencia de los que le preguntaban sólo repetía: "Estoy tranquila". Eugenia vestía vaqueros, una de sus prendas favoritas, un top de cuello mao y se adornaba con joyas de Tous.
La cita fue en Madrid donde se instaló finalizado el verano. Su hija, Cayetana, de cinco años, ha sido inscrita en un colegio de la capital, el mismo al que van sus primos Luis y Amina. En Madrid, desde hace poco, está también su hermano Cayetano, al que Eugenia siempre ha reconocido estar muy unida. Y, además, es en Madrid donde vive Nicolás Vallejo-Nájera, el joven empresario que le ha devuelto la sonrisa.
Eugenia, como decíamos, evitó responder a las preguntas sobre su relación con Colate (como le llaman sus amigos). Tampoco habló de Francisco Rivera Ordóñez, de su hija o de la polémica con la familia Goyanes-Lapique.
Con sólo dos palabras quiso dejar claro que está bien, relajada, que atrás queda el duro final del verano que le llevó incluso a permanecer ingresada varias horas en un hospital de Marbella.
En apenas dos meses, se supo que su separación de Francisco Rivera Ordóñez era irrevocable, que él mantenía una relación (ahora rota) con Carla Goyanes, cuya madre, Cari Lapique, era gran amiga de Eugenia. Se llegó a especular con que Francisco la había maltratado (ella lo desmintió rápidamente) y a todo esto había que unir el fallecimiento de Carmen Ordóñez.
Mientras esto sucedía, Eugenia encontró el apoyo de Nicolás Vallejo Nájera con el que hace unas semanas se le veía de nuevo reír y divertirse en la playa de Marbella.

Más sobre

Regístrate para comentar