Francisco Rivera, al más puro estilo James Bond

Francisco Rivera Ordóñez ha posado, al más puro estilo James Bond, para la firma de relojes Paul Versan, de la que , bajo el eslogan, Extremadamente sexy, es imagen. El torero, que cuando se presentó la citada campaña en Madrid dijo que no se sentía "especialmente sexy", añadiendo que quienes tienen que considerar si lo es o no son los responsables de la firma, "que son los que me han contratado", aparece en estas fotografías con un sofisticado aire, bastante alejado, por cierto, de la imagen a la que habitualmente nos tiene acostumbrados.

Por más que no hay que negar que el torero tiene un indudable éxito entre las mujeres, que no dudan en definirle como un joven muy atractivo. Y, por otra parte, qué duda cabe que la firma le ha propuesto ser imagen de un reloj ha tenido en cuenta el tirón que en el entorno femenino es evidente que tiene Francisco Rivera Ordóñez.

En las imágenes de este reportaje, el torero aparece rodeado de bellas modelos italianas -ha sido precisamente en Italia donde se realizaron las fotografías y el «spot»—, que con su presencia potencian indudablemente ese halo «extremadamente "sexy"» que el «spot» quiere atribuirle al diestro, un halo que, como hemos dicho, parece rodearle también en las plazas de toros y en su vida cotidiana.

No faltarán quienes piensen
Respecto al reportaje, cabe decir también que no han de faltar quienes consideren que Francisco Rivera Ordóñez está haciendo una evidente utilización de su imagen en un entorno que nada tiene que ver con su profesión de torero. Y, ciertamente, quienes piensen así se basarán, sin duda, en sus insistentes declaraciones y llamadas de atención en las que pide respeto para su privacidad. Recordemos, al respecto, que a comienzos de octubre afirmaba en una rueda de prensa: «Yo lucho por mi derecho a la intimidad».

Algo que para algunos no casa muy bien con el hecho de que su imagen a modo de Agente 007 vaya a aparecer en las vallas publicitarias no sólo de España, sino también de media Europa. Sin embargo, la popularidad que le ha llevado a realizar el anuncio sí se la ha ganado, en gran parte, en los ruedos, y las imágenes nada tienen que ver con el derecho a la intimidad que él defiende. No es ésta la primera vez que Francisco Rivera se pone ante las cámaras para protagonizar un «spot» publicitario, dado que, poco después de su boda, debutaba en tal menester junto a su esposa, Eugenia Martínez de Irujo, para promocionar la fragancia Sur, de los diseñadores sevillanos Victorio y Lucchino, que lanzaba al mercado la firma Puig Perfumes, S. A.

Más sobre: