Eugenia Martínez de Irujo y Nicolás Vallejo-Najera, juntos y felices en Marbella

Desde hace ya algunas semanas venimos informando que la presencia de Nicolás Vallejo-Nájera al lado de Eugenia Martínez de Irujo ha hecho que ésta recupere la sonrisa. No hay vez que se pueda fotografiar a la pareja en los últimos tiempos en la que no aparezca una Eugenia con una permanente sonrisa en el rostro, prueba evidente de que, como decíamos, vive un momento de gran felicidad. Un estado de ánimo que estos días ha podido ser de nuevo constatado, cuando, y para aprovechar los últimos rayos de sol del otoño, Eugenia se trasladó con Nicolás hasta Marbella para pasar unos días de descanso.

Una gran complicidad
Aunque sin bañarse, la pareja pasaba la mayor parte de la mañana a la orilla del mar y, sobre todo, conversando y contándose confidencias, lo que viene a demostrar su gran grado de complicidad. (Aunque ellos no lo han confirmado ni desmentido, son cada vez más fuertes los rumores que hablan de una relación entre ambos.) «Testigo» de esa confidencialidad en una playa, fue «Carlitos», uno de los perros de Eugenia, que se convirtió sin querer en protagonista, pues en más de una ocasión Nicolás lo colocaba en la espalda de su dueña, mientras ésta tomaba el sol, cuando no la duquesa jugaba con el animal por la arena.

No perdió la sonrisa en ningún momento
Una duquesa de Montoro, como decíamos, a quien se pudo ver feliz y sonriente en todo momento, lejos ya del duro y difícil episodio por el que tuvo que atravesar a raíz de ciertos comentarios sobre su relación con Francisco Rivera, que concluyeron con un comunicado de Eugenia, acerca del que también informamos en su día, hablando de cuál era realmente su relación con el padre de su hija. En sus palabras, la duquesa también desmentía todo cuanto se había dicho hasta entonces diciendo, con aspecto triste y cansado: «Quiero dejar muy claro que Francisco Rivera, padre de mi hija, nunca jamás me ha puesto la mano encima, ni yo a él. Ante todo es un padre ejemplar, y por favor, pido que dejen ya de especular porque es un tema muy grave. Ante todo —concluía el comunicado—, es el padre de mi hija y voy a apoyarle con uñas y dientes». Cabe recordar que fue el pasado mes de junio cuando nos hacíamos eco de que la reconciliación entre los duques de Montoro no había sido posible —a pesar de que ellos nunca confirmasen tal posibilidad— y que habían decidido continuar separados definitivamente. Una determinación tomada después de casi dos años de separación y de haber reflexionado largamente.

Más sobre: