Rocío Jurado viajó, 'con la esperanza renovada', rumbo a Houston

Con esperanzas renovadas, en palabras de ella misma, viajó la cantante en compañía de su marido y junto a un médico rumbo a Houston, Estados Unidos. El mismo día en que cumplía 60 años, emprendía el viaje para continuar su tratamiento postoperatorio en la clínica Anderson, donde será sometida a unas curas, durante cinco o seis semanas.

La tonadillera no ha dejado de recibir muestras de cariño desde que fuese ingresada y sometida a una operación el pasado dos de agosto. Gestos de apoyo que se repitieron también en el madrileño aeropuerto de Barajas desde donde salía su avión.

Rocío Jurado quiso ser ella misma quien anunciara a los medios de comunicación todo lo relativo a su enfermedad. Así lo hizo el viernes, en una multitudinaria rueda de prensa celebrada en los jardines de casa de Madrid. La famosa tonadillera quiso ser un apoyo para todos lo que padecen cáncer. "No soy una mujer vencida, sino con la esperanza renovada. Quiero seguir luchando por mi vida y por estar con los míos", subrayó la artista.

Ese mismo día, por la noche, celebró, de forma anticipada, su cumpleaños, junto a familiares y amigos. Pero no fue una despedida, más bien, un hasta pronto.

Entre los invitados que asistieron a la celebración, estuvieron entre otros, la periodista María Teresa Campos o el diestro Curro Romero junto a su esposa, Carmen Tello. Además de la hija de la homenajeada, Rocío Carrasco.

Rocío Jurado y su marido, el torero, José Ortega Cano, aprovecharán su estancia en Estados Unidos para visitar a su hijo, José Fernando, que está cursando un año de sus estudios en Miami, por lo que sus padres le irán a ver durante los fines de semana.

Más sobre: