Real Colegiata de La Granja, un templo cargado de historia

Laura y Beltrán escogieron para casarse la antigua capilla del Real Sitio de la Granja, simplemente porque les gustaba aunque no hay que olvidar que el Palacio de La Granja nació don Juan, abuelo de Beltrán.

La historia del Real Sitio de La Granja se remonta al año 1717 cuando Felipe de Borbón (antepasado del novio y primer Borbón que reinó en España) quedó prendado por la belleza y las posibilidades para la caza de esta zona de la sierra de Guadarrama, en especial por el paraje de Valsaín. Donde hoy se halla el Real Sitio, se ubicaba entonces ‘la granja de los jerónimos’. Se le daba este nombre porque donde se asienta el palacio había un templo mandado construir a mediados del siglo XV por el rey Enrique IV de Castilla, una ermita que años después pasó a manos de los frailes Jerónimos del Parral que construyeron una posada y una granja, que dio su nombre al Real Sitio de La Granja.

El palacio pertenece a Patrimonio Nacional pero no así la Colegiata, que es parroquia perteneciente a la diócesis de Segovia, en la que, como tal, se celebran los correspondientes actos litúrgicos y es elegida por muchas parejas de la zona para celebrar su matrimonio. En ella, en la llamada capilla de las Reliquias, descansan los restos del rey que la mandó construir en 1723, Felipe V y de su mujer, Isabel de Farnesio.

Magníficos jardines versallescos
El templo es de planta de cruz latina, con cúpula y estilo neoclásico y fue realizado por el arquitecto Ardemans. En su interior, destacaron los frescos de Bayeu y Maella, sin embargo, un desafortunado incendio en 1918 acabó con la mayor parte de esas pinturas y hoy sólo se puede apreciar el fresco ‘Los cuatro Evangelistas’ de Bayeu.

Más sobre: