Representantes de casas reales, la moda y la sociedad, en la boda de Laura y Beltrán

Pasadas las cuatro y media de la tarde (la hora prevista para el comienzo de la ceremonia religiosa eran las seis) comenzaban a llegar los primeros invitados a la Real e Insigne Colegiata de La Granja de San Ildefonso para asistir a la celebración de la boda de Laura Ponte y Beltrán Gómez-Acebo. No todos los invitados, cerca de quinientos, pudieron asistir a la ceremonia religiosa dada la capacidad del templo.

Distintos representantes de las casas reales europeas, las finanzas, la moda y la sociedad se dieron cita en La Granja (Segovia).El príncipe Haakon de Noruega, acudió sin su esposa, la princesa Mette-Marit. Ana de Francia, duquesa de Calabria y esposa del infante don Carlos, entró en el templo junto a María Gabriela de Saboya, hija del rey Umberto II. Cristina de Borbón-Dos Sicilias, hija de Ana de Francia, y su marido, Pedro López Quesada, estuvieron, asimismo, entre los invitados.

Por parte de la familia real búlgara, acudieron tres de los hijos de los reyes Simeón y Margarita. Kardam y su esposa, Miriam Ungría, príncipes de Tirnovo; Kubrat y Carla Royo-Villanova, príncipes de Panagiúristhe, y Konstantin junto a María García de la Rasilla, príncipes de Vidin. Miriam fue una de las pocas invitadas que escogió un vestido de finos tirantes, firmado por Eduardo Ladrón de Guevara, en color beig con falda por debajo y la rodilla y sobre el que llevaba una estola de piel.

María, en cambio, prefirió un elegante traje chaqueta en blanco y negro del dominicano Óscar de la Renta. También asistió la gran duquesa María de Rusia.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más