En la plaza de Palacio del Real Sitio de La Granja, en Segovia, se encuentra la Insigne Real Iglesia Colegiata parroquia de la Santísima Trinidad, antigua capilla de palacio mandada construir por Felipe V (primer Borbón que reinó en España), y en este templo de estilo neoclásico cargado de historia se celebró el pasado sábado el enlace de la bella modelo Laura Ponte y Beltrán Gómez-Acebo y Borbón, cuarto hijo de la infanta doña Pilar.

La Familia Real española al completo asistió a la celebración en un día claro, despejado y muy caluroso a pesar de haber tenido lugar en la segunda quincena de septiembre.

Desde primera hora de la tarde, centenares de vecinos de La Granja se colocaron frente en los alrededores del palacio para ver a los novios y sus invitados, cerca de quinientos aunque no todos, debido a la capacidad del templo, pudieron acudir a la ceremonia religiosa concelebrada por Marco Álvarez de Toledo, primo del novio, Isidoro Mardomingo, abad de la Colegiata, y el padre Matías, que fue quien impartió el curso prematrimonial a los novios.

Doña Pilar, madrina en la boda de su hijo
Cuando faltaban diez minutos para las seis de la tarde, la hora prevista para el enlace, el novio, Beltrán Gómez-Acebo llegó del brazo de su madre y madrina, la infanta Pilar, hermana mayor de don Juan Carlos.Él vestía chaqué y ella un traje amarillo con blusa en tonos malva con mantilla española.

Poco antes, había llegado la familia de la novia. Su madre, Marcela Martínez Zapico, muy elegante con un traje de color aguamarina que contrastaba con un tocado (fue una de las pocas asistentes que lo lució) y zapatos en verde botella. Marcela llegó con su madre, Laura (la modelo lleva el nombre de su abuela) y su hermana Rosa, que fue testigo de la boda.

Jacobo Ponte, el único hermano de Laura, llegó con su mujer Isabel de Peñalosa, hija de los vizcondes de Altamira, en cuya finca de la cercana localidad de Cabanillas de Monte se celebró después el banquete nupcial.

Más sobre

Regístrate para comentar