Allegra Versace deja a un lado la moda para cumplir su sueño de ser actriz

Aunque la mayoría de las jóvenes sueña con ser mayor de edad, este no fue el caso de Allegra Versace, sobrina del difunto diseñador Gianni Versace. El pasado día 30 de junio la hija mayor de Donatella heredaba el 50 por ciento de la firma italiana que fundó su tío. Hoy, varios meses después, Allegra, con una fortuna estimada en alrededor de 300 millones de euros, es una joven infeliz al haber tomado las riendas de la compañía. Entre sus tareas no sólo decide y toma la última palabra en lo que se refiere al imperio, sino que el último desafío de la firma es aumentar las ventas y recuperar el liderazgo que alcanzó en vida el hoy fallecido diseñador.

Gianni Versace adoraba a Allegra. Por ello en su testamento le dejó sus acciones de la empresa de moda y un par de casas cuando murió asesinado de un disparo a las puertas de su casa de Miami en 1997. Por aquel entonces la niña a la que él llamaba "pequeña princesa" tan sólo tenía 11 años. Al ser menor de edad cuando falleció su tío la mayoría de las decisiones fueron tomadas por su madre, Donatella, quien posee el 20 por ciento de Versace y realiza los diseños de la firma, y por su tío Santo, quien posee el resto y es el presidente de la compañía.

Allegra siempre había soñado con ser actriz. Según publica la prensa inglesa, ante la tristeza en la que se haya sumida al no poder cumplir su deseo, su madre, Donatella, ha acordado con Allegra un plazo, hasta que cumpla 25 años, para triunfar en el mundo del cine, de lo contrario tendrá que regresar al frente de la empresa familiar. Al parecer y si todo sale como está previsto, Allegra pronto viajará a Estados Unidos para matricularse en una escuela de arte dramático.

Más sobre: