Mar Flores y Javier Merino, románticos días por Italia a bordo de un nuevo velero

Mar Flores y su marido, Javier Merino, apuran sus últimos días de vacaciones. Y lo han hecho como comenzaron, es decir, navegando. Si en los albores de este estío que ya nos abandona, el matrimonio, que ya ha celebrado su segundo año de casados, era fotografiado en Ibiza a bordo de su yate, el destino de la joven pareja ha sido ahora la costa italiana, en esta ocasión, con el nuevo velero que aquí les mostramos.

Unos días llenos de mar, en los que tampoco han faltado momentos de romanticismo, como el protagonizado por Mar y su marido cuando se besaban a bordo de una moto acuática al abrigo de unos acantilados.
Tras su boda con Javier y el posterior nacimiento de su hijo Mauro, Mar vive una etapa de su vida volcada en su familia. Así, ella lo contaba en estas mismas páginas:
—Es verdad que me he volcado en mi familia, algo, por otra parte, que me proporciona muchísimas satisfacciones. Estoy encantada. Pero eso no quiere decir que me retire de la vida profesional, que, por otra parte, es muy importante para mi desarrollo personal, porque realizarme profesionalmente me hace sentirme mejor conmigo misma. Además, creo que por el hecho de casarse no tiene uno que abandonar su profesión.

"Mi marido es la persona que más me ha exigido en la vida"
Mar, que decía sentirse «poco a poco más madura, más tranquila, más decidida y mucho más feliz», hablaba también de su marido.
—Encontrar una persona con la que, además de estar enamorada de ella, estás a gusto y puedes compartir las cosas es muy difícil. Y el hecho de tenerlo me hace sentirme extremadamente afortunada.

Mar, asimismo, explicaba que Javier es «comprensivo, pero tremendamente exigente. Es la persona que más me ha exigido en la vida, más que mis padres —añadía—. El hecho de que yo sea una persona famosa o conocida no le gusta a Javier, porque él es un hombre muy discreto en ese sentido. Siempre lo ha sido».

Más sobre

Regístrate para comentar