Francisco Rivera y Carla Goyanes pasan por momentos delicados

Todo parece indicar que Francisco Rivera y Carla Goyanes están pasando por momentos delicados. La tensión creada a su alrededor tras la utilización de una conversación de Eugenia Martínez de Irujo con una persona que supuestamente se hizo pasar por nuestro subdirector ha destapado la caja de los truenos. Esta situación ha afectado la normal convivencia entre Francisco y Carla en los comienzos de una relación que, aunque en todo momento atrajo la atención pública, ha pasado en los últimos días a convertirse en un auténtico culebrón, propiciado y estimulado por infinidad de comentarios, muchos de ellos injuriosos, que han provocado en la pareja el plantearse su situación para reconducirla de la mejor manera posible.

Todo apunta a que han decidido en cierta manera ralentizar su relación hasta que termine la temporada taurina, con la esperanza de conseguir así una mayor tranquilidad en la vida de ambos y muy especialmente en la de Francisco, que se juega diariamente la vida en su actividad profesional como torero. Esta decisión, que en ningún caso supone una ruptura ni un final en su relación, sí va a tener como consecuencia una disminución de sus apariciones en público y una mayor discreción, si cabe, en su actividad social para plantearse con mayor calma su futuro juntos.

Por su parte, Eugenia, que se ha visto apoyada por la opinión pública ante la indebida utilización de una conversación suya no autorizada, nos comunica que va a adoptar acciones legales contra los responsables.

Carla ha dejado de acompañarle en sus compromisos taurinos
Como consecuencia de lo dicho, Carla ha decidido no acompañar a Francisco en sus actuaciones profesionales, como ha sucedido ya la semana pasada en la madrileña localidad de Colmenar Viejo, donde estuvo acompañado por su hermano Cayetano. Entre el público también se encontraban junto a su madre la cantante Malú, sobrina de Paco de Lucía, y amigos de siempre de los Goyanes Lapique, que acompañaron a cenar al torero tras la faena.

Por su parte, Carla permanece junto a su madre en su casa de Marbella, donde, según nuestras noticias, estará hasta el final de sus vacaciones.

Una relación que comenzó con gran entusiamo
No cabe duda de que todo esto no favorece la debida tranquilidad y sosiego que se necesitan para poder mantener una relación entre dos personas e, irremediablemente, deteriora en parte la situación. Porque no hay que olvidar que la suya fue una relación que comenzó con gran entusiasmo, como constatamos la semana pasada y en páginas anteriores de este mismo número.Esas imágenes contrastan con la que les ofrecemos en la página siguiente y en la que ambos aparecen saliendo de la casa de Carla de Marbella con gesto mucho más serio.

Es de imaginar que, con esta manera más calmada de llevar su relación, todo acabe en una normalización futura y en la confirmación de su noviazgo, que se ha visto en sus comienzos rodeado, pretendidamente, por el escándalo y la polémica.

Asi estalló todo
Todo comenzó cuando aparecieron las declaraciones de Eugenia a las que hacíamos referencia apenas unas semanas después de que Francisco confirmara públicamente su relación sentimental con Carla. Dichas manifestaciones pusieron al descubierto el enfrentamiento entre las familias De Alba y Goyanes. Una entrevista que la propia duquesa de Montoro, advertida de lo que iba a suceder un día antes de su publicación, negaba rotundamente haber concedido, convencida, según ella misma afirmaría posteriormente, de que había hablado con Javier Osborne y que, por tanto, su conversación jamás sería publicada.

Más sobre: