Atenas 2004: el espectáculo llega a su fin

No podrían haber reservado un mejor punto y final a dos semanas de competición, ningún colofón más excelso que la maratón, en el país en el que se originó. Hace 490 años antes de Cristo, un soldado griego corrió para avisar a la polis griega de Atenas que estaban a salvo, gracias a una gran estrategia había logrado derrotar al poderoso ejercito del imperio persa que amenazaba con asediar la ciudad. La buena noticia le hizo recorrer a, desde ese momento famoso, Fildípedes, la distancia existente entre las llanuras de Marathon y la actual capital griega, 42 kilómetros y 195 metros de extremo sufrimiento que le costaron la vida al primer maratoniano de la historia, nada más anunciar la noticia.

Pero los Juegos Olímpicos de Atenas no se han librado del fanatismo o demencia de algunos aficionados. Un transtornado atacó al líder del maratón, el brasileño Vanderlei Lima, cuando estaba a punto de decidirse el campeón de la prueba. Tras ser defendido por los espectadores que presenciaban la carrera, Lima regresó a la carrera con lka certeza de no ser el vencedor de la prueba. Aunque el oro fue para el italiano Baldini, el campeón emocional será siempre el valiente brasileño, que quedó en tercera posición.

Una vez finalizada la prueba de la maratón y después de la entrega de los últimos laureles, comenzó la ceremonia de clausura, momento en el que la alegría y la tristeza se dan la mano, a la espera de los siguientes Juegos Olímpicos a celebrar en Pekín dentro de cuatro años. Unas 72.000 personas llenaron el Estadio Olímpico y pudieron ser testigos de la fusión de musica y baile, fuegos artificiales, canciones modernas y ritmos antiguos. Se cantó al sol y a la tierra, bailes en honor a los dioases que amparan la ciudad. Toda la historia de Grecia, su evolución y aprendizaje, en un espectáculo de luz y sonido impresionante.
China recibirá la bandera olímpica por parte del director de cine chino Zhang Yimou, famoso por sus películas La linterna roja o la más reciente Hero, dentro de un evento que tuvo como pilares, la música tradicional, las artes marciales y la Ópera de Pekín. Momentos después la llama olímpica se apagó y Atenas pasó el testigo a la ciudad china, ¿será la siguiente Madrid?

Más sobre: