Familiares y amigos se reúnen para dar un último adiós a Sandra Domecq

Después de la muerte de Sandra Domecq, a primeras horas de la mañana del viernes, en Sevilla, su cuerpo fue trasladado por la tarde a su ciudad natal, Jerez de la Frontera, donde sus restos mortales recibirán el eterno descanso.

Hasta allí se acercaron familiares y amigos con la intención de darla un último adiós. Alejandra Ortiz, su hija mayor, fue una de las primeras en acudir al tanatorio acompañada de su marido, Joaquín Buendía Martín. Asimismo estuvieron otras dos de sus hijas, Eugenia y Claudia. Asistieron también los hermanos de Sandra, Lucila, Beltrán, Rodrígo y Christian, así como su sobrina Diana, hija de su fallecido hermano Marcos. El cantante Bertín Osborne, padre de las tres hijas mayores de Sandra Domecq fruto de su matrimonio entre 1977 y 1988, asistió junto a su padre, Norberto Ortiz.

También quisieron compartir estos momentos de dolor junto a la familia, el ganadero Álvaro Núñez Benjumea, su gran amigo el empresario Tomás Terry, la alcaldesa de Jerez, María José García, así como el empresario gibraltareño Thomas Heinz, su último amor hasta que pusieron fin a su relación en el año 2000.

El funeral se celebró en la capilla del tanatorio
El funeral por el eterno descanso de Sandra Domecq se celebró, en una emotiva misa, en la capilla del Cristo Resucitado, desde donde se trasladó el cadáver al cementerio de Nuestra Señora de la Merced de Jerez, donde recibió sepultura en el panteón familiar.

Madre de cuatro hijas
Sandra Domecq tenía 51 años y era madre de cuatro hijas, las tres primeras nacieron de su matrimonio con Bertín Osborne. La más pequeña, Cristina, fue fruto de su relación con el empresario jerezano Fernando Portillo, con quien estuvo casada durante dos años. Uno de sus últimos deseos era que sus hijas permanecieran juntas.

Más sobre: