Confesiones de Arantxa Sánchez Vicario en vísperas de su quinta Olimpiada

—Después de tu separación matrimonial se te relacionó sentimentalmente con tu entrenador Antonio Hernández. Ahora se te vuelve a relacionar con otro de tus entrenadores, Javier Rius. ¿Es que sólo sales con gente de tu entorno profesional?
—Quiero aprovechar la ocasión para desmentir radicalmente que yo haya presentado en sociedad a Javier Rius como mi pareja sentimental. En este momento, lo que me apetece es tener un novio en cada puerto. Al no estar tan centrada en mi carrera en el tenis, puedo disfrutar más de la vida y procuro salir y divertirme todo lo que puedo. Cuando tenga novio, ya os lo diré. Pero ahora sólo pretendo pasarlo bien. Después de tantos años de sacrificio, creo que me lo merezco.

—¿En qué momento estás ahora?
—Estoy bien de salud, contenta y en un buen momento. Muy relajada y disfrutando de una nueva etapa.

—Siempre has dicho que algún día te gustaría ser madre. Ya tienes treinta y dos años. ¿Para cuándo lo vas a dejar?
—Es una de mis prioridades en la vida. Siempre he dicho que me encantan los niños. Ahora estoy disfrutando como nunca de mis sobrinos, porque tengo más tiempo para poder estar con ellos.

—¿Todavía no tienes un candidato ideal para ser el padre de tus hijos?
—No. De momento, no entra en mis planes, y tampoco tengo ninguna prisa. Todo llegará a su debido tiempo.

—¿Cómo es tu hombre ideal?
—Mi hombre ideal tiene que ser cariñoso, quererme mucho y ser una persona con la que tenga buena comunicación. El físico nunca me ha interesado. Lo más bonito de las personas está en el interior. Pero, si además es guapo, mejor que mejor.

—Tú sigues cuidándote mucho físicamente. ¿Qué haces ahora para mantenerte en forma?
—Todos los días hago hora y media de ejercicio físico y disfruto mucho con mis amigos. El secreto para estar bien físicamente es ser feliz. Ahora, cuando viajo, lo hago para disfrutar y para conocer sitios. Mi vida antes era muy distinta: siempre de un lado para otro, pero lo único que veía era la habitación del hotel y las pistas de tenis.

Más sobre

Regístrate para comentar