Confesiones de Arantxa Sánchez Vicario en vísperas de su quinta Olimpiada

Arantxa Sánchez Vicario ha demostrado siempre tener una voluntad de hierro. Su espíritu de campeona la lleva a conseguir siempre lo que se propone,. Su último reto es participar en los que serán sus quintos Juegos Olímpicos, que en esta ocasión tendrá lugar en Atenas. Allí estará nuestra campeona dispuesta a traerse para España la que puede ser su quinta medalla olímpica (ya tiene dos de bronce y dos de plata). Mientras se entrena a diario para hacer realidad su sueño, Arantxa Sánchez Vicario hace un alto en el camino y nos concede esta entrevista en Sitges, muy cerca de su casa de Barcelona.

—Después de tomar la difícil decisión de dejar el tenis, ¿qué es lo que te hace volver a la competición?
—Creo que tienes que tener retos personales en tu vida, y aunque ya no tengo que demostrar nada a nadie porque he conseguido todo lo que una deportista puede desear, esto te ayuda a estar ilusionada. Ya no estaba tan centrada en el deporte, y desde hace dos años que lo dejé, mi vida había dado un giro importante. Ahora he tenido que volver a entrenar todos los días, pero pienso que al jugar en dobles es menos duro. Si hubiera sido individual, me lo habría pensado más.

—¿No te da miedo la posibilidad de obtener un mal resultado?
—No, porque sé que llego en las mejores condiciones, aunque también interviene el factor suerte. Yo me estoy preparando al cien por cien para estar a la altura requerida. Todo el mundo sabe que soy una luchadora y que lo que me he propuesto siempre lo he conseguido.

—Tu decisión de abandonar el tenis no dejó de sorprender bastante. ¿Tu inesperada ruptura matrimonial tuvo algo que ver en esa decisión de dejar el tenis?
—Siempre he sabido separar muy bien mi vida personal de la profesional. No tuvo nada que ver en mi decisión de dejar el tenis mi separación matrimonial. Simplemente sucedió que llevaba años sometida a muchas presiones y pensé que era el momento adecuado para dejarlo.

—Si te traes la quinta medalla de Atenas, ¿no te picará el gusanillo y volverás a la competición?
—De momento, no me he planteado lo que va a pasar después, sino lo que estoy viviendo ahora, en este momento. Vivo estos Juegos Olímpicos como si fuese la primera vez. Voy a estar dentro de la Villa Olímpica, no fuera, como estuve en los anteriores, y pienso vivirlo intensamente.

—Tienes dos medallas de plata y dos de bronce y ahora vas a por el oro, ¿no?
—Voy a por todas, pero sin tener la presión que tenía antes, cuando estaba en competición.

Más sobre: