Rocío Jurado, hospitalizada en una clínica madrileña

El pasado fin de semana Rocío Jurado tuvo que ser ingresada de urgencia en la clínica Montepríncipe de Madrid aquejada de fuertes dolores abdominales. La cantante, que había pasado varias semanas en Miami, se encontraba en Chipiona disfrutando de unos días de vacaciones antes de comenzar a recorrer los escenarios españoles con sus galas y conciertos.

En el citado centro hospitalario se le están realizando una serie de pruebas hepáticas por "padecer ictericia de origen no filiado" (La ictericia es una pigmentación amarilla de la piel de una persona por acumulación de bilirrubina, sustancia segregada por el hígado a través de las vías biliares hacia el intestino), aunque al cierre de esa edición no se conocían aún los resultados.

"Rocío llevaba varios días quejándose de dolores en el vientre. Estábamos pasando unos días en Chipiona y como no le remitían, el pasado viernes llamó a su médico de digestivo que fue quien le indicó que volviera a Madrid. Antes de irse de vacaciones quería hacerle unas pruebas para saber exactamente qué le ocurría. Está ingresada desde el viernes", comentó su hermano y representante Amador Mohedano. El jueves 29 de julio, la artista se había desplazado a Cádiz acompañada de su hermana Gloria y el marido de esta, donde acudió a la consulta privada de un especialista en aparto digestivo. Tras cuarenta minutos en a consulta, Rocío visitó al diseñador Antonio Ardón con quien le une una buena amistada hace varios años. Dos días después, la cantante se vio obligada a trasladarse a Madrid. "Vamos todos para Madrid porque queremos hacer piña a su lado, necesita muchos mimos" añadió Amador, quien rápidamente tuvo que ponerse en contacto con los responsables de las actuaciones que la cantante debía ofrecer en estos días como parte de gira veraniega ya que por el momento no podrá atender sus compromisos profesionales. "Rocío está bien, pero está asustada. El dolor no se le acaba de quitar y es muy molesto". Se espera en las próximas horas los médicos tengan ya el resultado de las pruebas realizadas a Rocío -al cierre de esta edición aún no se conocían- para realizar un diagnóstico exacto.

Este verano la cantante de Chipiona tenía la intención de desquitarse sobre los escenarios tras haber superado una etapa en la que pasó muchos meses aquejada de la garganta, dolencia que la mantuvo apartada de los micrófonos y que se complicó también por las alergias que la artista tiene a la mayoría de los antibióticos.

Más sobre: