María Sharapova: las mejores imágenes de la nueva reina del tenis

La fiesta de celebración del final del Wimbledon en el selecto hotel Savoy de Londres tuvo como protagonista indiscutible a María Sharapova, flamante ganadora de Wimbledon 2004 y la nueva sensación de las pistas. María posó con Roger Federer, el triunfador en la categoría masculina, y demostró que además de ser una magnífica jugadora posee fuera de la cancha el ‘glamour’ que ya había demostrado en la cancha.

Masha, como la llaman familiarmente, ha confesado en repetidas ocasiones que le apasiona ir de compras y para su ‘gran noche’ en Wimbledon lució un vestido corto de tirantes en raso y en tono dorado, altos tacones y un bolso de color turquesa. Al día siguiente, dejaba Londres para reunirse con su madre llevando en un brazo una bolsa de Louis Vuitton y en la otra sus raquetas de tenis porque como no se ha cansado de repetir para ella lo primero es jugar al tenis, su gran pasión, y no le preocupa ni el dinero (‘eso llega después’, dice) ni la expectación que despierta. Sharapova deslumbró con su buen juego y su belleza en la pistas de Wimbledon desde el primer día del torneo y su triunfo en la final, frente a Serena Williams, la coronó como ‘reina de Wimbledon’ y desató el efecto Sharapova.

Los publicistas y representantes han empezado a analizar las posibilidades de esta deportista rusa. Con sólo diecisiete años ha ganado su primer gran slam, su técnica y fuerte carácter en la pista están fuera de toda duda y, además, posee belleza, ‘glamour’ y estilo. Piensan en ella como en David Beckham, considerado un icono global y no sólo por sus méritos deportivos. El modelo Kournikova, según estos mismos comentarios, aparece totalmente descartado puesto que a Anna se le define como más modelo que deportista y en sus años como tenista profesional no llegó a ganar ningún título de gran slam.

Algunas especulaciones auguran que María podría ganar más de 150 millones de euros en los próximos diez años y superar en ganancias a los actuales número uno en ingresos, según la revista Forbes, Tiger Woods y Michael Jordan. Hasta ahora ninguna mujer ha conseguido entrar en el restringido club de los cincuenta deportistas mejor pagados.

Más sobre

Regístrate para comentar