María Jesús Ruiz, Miss España, posa en traje de baño en Fuerteventura

Si casi todas las chicas que se presentan a concursos de belleza sueñan con que el certamen sea sólo un paso para abrirse camino en el mundo de la moda o la interpretación, María Jesús Ruiz, Miss España 2004, se diferencia de todas ellas en que lo que quería era ser Miss. A María Jesús le apasionan los concursos de belleza. Acaba de llegar de Quito (Ecuador), donde ha participado en Miss Universo 2004, y aunque no logró el título, como hubiera sido su deseo, vuelve con energías renovadas y dispuesta a aprovechar al máximo los meses que le quedan de reinado.

- ¿Cómo han sido estos veintitrés días que has estado participando en Miss Universo?
- Se han volcado con nosotras, la organización se ha portado genial y nos han tratado de lujo. Hemos sido unas reinas en toda regla. Lo que más me sorprendía era el fervor de la gente. Nos esperaban frente a los hoteles simplemente para ver como subíamos al autobús. Allí las Misses son como diosas de cada país. Me llamó mucho la atención el espectáculo y todo lo que acaparábamos las Misses. También había mucha seguridad a nuestro alrededor.
- Has conocido a la ganadora, Jennifer Hawkins.
- Sí, es muy simpática. Yo hablé con todas las chicas. Estuvimos muchas veces juntas en los ensayos y es una chica muy simpática, muy buena, además de una muñeca, físicamente es una muñeca.
- Y ahora ¿vacaciones?
- Yo pienso que todo lo que me ha sucedido son unas vacaciones, unas inmensas vacaciones y las vivo y las disfruto al máximo de cada momento. Ese es el secreto (se ríe).
- ¿Qué no has podido hacer desde que fuiste elegida Miss España que te gustaría hacer?
- Me han hecho muchas entrevistas y ahora me gustaría entrevistar a mi.

Más sobre: