María Sharapova: 'No soy una 'muñeca del tenis'. No soy Anna Kournikova'

La tenista rusa María Sharapova se niega a ser conocida como la nueva Anna Kournikova, María, que tiene 18 años, posee unas medidas tan esculturales como su admirada compatriota, una atractiva melena rubia y una fotogenia envidiable. Sin embargo, ella se niega a ser, en sus propias palabras, una "muñeca del tenis".

María nació en Siberia, y cuando sólo contaba nueve años de edad se trasladó a Florida, a la escuela de Nick Bollitieri para convertirse en una gran tenista. El mismo camino que siguió Kournikova con la diferencia de que sus procedencias son muy distintas. María viajó a Florida con su padre quien, para sacar a la familia adelante, estaba tan ocupado trabajando que apenas tenía tiempo para verla. No fue hasta dos años después cuando María pudo reencontrarse con su madre, que siguió viviendo en Rusia, y todo porque la familia no disponía del dinero suficiente para adquirir el billete de avión. Aún hoy, la rusa está muy unida a su padre, que le acompaña en todos los torneos.

Ella considera que esos años fueron los que hicieron madurar y endurecerse: "Cuando llegué a América, era muy joven, pero sabía lo que quería. Creo que cuando empiezas de la nada, vienes de la nada te hace ser más hambrienta".

’Soy la primera María Sharapova’
Con su 1,75 de estatura y 53 kilos de peso, María causa sensación en las canchas de tenis y no le faltan ofertas publicitarias. Ella, en cambio, insiste: "No sé lo que voy a hacer cuando sea mayor pero siento pasión por el tenis y esa es la razón por la que estoy aquí. No estoy aquí para ser modelo o actriz. Este es mi trabajo y estoy aquí para hacerlo. Y siempre que me apasione lo haré".

De momento ha obtenido tres triunfos en torneos individuales, dos en el 2003 y el último en la competición de Birmingham de este año, y ahora se enfrenta a Wimblendon. Y cuando se le pregunta repetidamente si sigue la estela de Kournikova, ella contesta: "Si la gente quiere que sea una ‘muñeca del tenis’, lo siento. No voy a serlo. N o estoy aquí para ser la siguiente Anna Kournikova. Soy la primera María Sharapova".

Los tan comentados parecidos con Anna Kournikova no sólo no gustan a María, sino que le molestan: ""Nunca pensé que me iban a comparar con Kournikova. Recorro mi propio camino e intento concentrarme en mi misma. Intento ser yo misma y no parecerme a nadie". Ambas, además de ser tenistas de élite, rusas y muy bellas, compartieron al entrenador que dio forma a sus cualidades. Sobre sus semejanzas o diferencias, Bollitieri comenta: "La similitud que veo es que las dos son muy guapas, pero María es diferente. Ella tiene más fuerza y una mentalidad diferente. Es muy fuerte".

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más