Clinton define su relación con Mónica Lewinsky como humillante

Durante semanas, mientras dormía en un sofá de la Casa Blanca, pensaba que su indulgencia no sólo había puesto en peligro su matrimonio, sino también el amor y el respeto de su única hija. Con estas palabras, Bill Clinton describe en su biografía cómo se sintió cuando tuvo que confesarle a su mujer, Hillary, su aventura con Mónica Lewinsky, en agosto de 1998. My Life, que sale a la venta esta semana en Estados Unidos, es una historia de 957 páginas en las que el ex presidente de Estados Unidos ataca a sus enemigos y asume los errores cometidos durante su mandato.

El caso Lewinsky
Clinton responsabiliza de su relación con Mónica Lewinsky a los ‘viejos demonios’ que le han perseguido durante toda su vida. Asegura que esta relación fue personalmente humillante y que casi le cuesta su presidencia y su matrimonio. De niño aprendió a vivir con muchos secretos, tal y como cuenta en los primeros capítulos de la biografía.
Varias veces vio a su padrastro alcohólico golpear a su madre y, en una ocasión, dispararle a la cabeza. Pero al día siguiente fue al colegio como si nada hubiese pasado. Por eso, desde una edad muy temprana, ha tenido ‘vidas paralelas’ entre una imagen pública gregaria y dispuesta que esconde una debilidad y confusión privada.

Cuando el caso Lewinsky se hizo público, ese comportamiento se hizo más agudo y Clinton se pasó meses mintiendo a su familia, a sus ayudantes y a los estadounidenses. Asegura que el año 1998 fue el más extraño de su presidencia, porque se vio obligado a llevar dos vidas incongruentes. La investigación Lewinsky sacó a un primer plano la ‘parte más oscura’ de su vida personal.

El ex presidente explica que estaba disgustado por sus encuentros sexuales con la becaria y admite que sus actos fueron estúpidos e inmorales. Lo más difícil para él fue confesárselo a su mujer, Hillary, que reaccionó como ‘si le hubiese pegado un golpe en el estómago’, relata. Decírselo a su hija Chelsea fue aún peor y se pasó semanas suplicando el perdón de su familia.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más