Pedro e Inma, concursantes de 'Gran Hermano', se casaron por la Iglesia

Cientos de personas salieron a la calle en la localidad de Benalup-Casas Viejas, antigua pedanía de Medina-Sidonia y hoy municipio independiente situado en plena comarca gaditana de La Janda, para ser testigos directos de la boda de una de sus vecinas más populares y queridas, Inma González, con el aragonés Pedro Oliva en la Iglesia de Nuestra Señora del Socorro. Se culminaba allí una romántica historia de amor que comenzó hace algo más de un año y medio durante su participación en la cuarta edición del concurso "Gran Hermano" del que finalmente Pedro resultó vencedor y que no estuvo exenta de polémica.

Pedro, atraído desde el primer momento por Inma, se convirtió en su gran amigo y confidente durante los días de convivencia mientras era testigo de como ella creía estar enamorada del argentino Matías. Inma, sin embargo, supo darse cuenta a tiempo de cuáles eran sus verdaderos sentimientos y tras finalizar el concurso abandonó su tierra natal para marcharse a Zaragoza junto a Pedro demostrando así que su amor era real a pesar de aquellos que la acusaron de acercarse a él por haber sido el ganador de los trescientos mil euros del concurso.

LLEGADA DEL NOVIO
Minutos antes de las seis de la tarde, llegaba el novio a la iglesia con su madre y madrina, María del Pilar Abellán Clavero, en un Rolls Royce Silver Dawl negro de 1949. Entre los aplausos y vítores de la gente, Pedro recorrió los setenta y cinco metros de alfombra roja bañada con pétalos de flores colocada expresamente para la ocasión. Entre los invitados estuvieron varios de los "grandes hermanos" de la misma edición del concurso, así como Mercedes Milá, presentadora del programa, el director del mismo, Roberto Ontiveros y Humberto Janeiro (llegó directamente al banquete), con quien Inma mantiene una buena amistad a raíz de la relación sentimental que mantuvo en el pasado con Jesulín de Ubrique.

Pasaban veinte minutos de las seis de la tarde cuando apareció el coche de la novia. Acompañada por su padre y padrino, Manuel González Ortiz, Inma bajó de un Mercedes descapotable negro y beige del año 1936 precedida por los niños que llevaron las alianzas y las arras, su sobrina Ana Belén y Héctor, hijo de un gran amigo de Pedro, Antonio Casorrán.

Más sobre

Regístrate para comentar