Paloma Lago y Álvaro Bultó: 'Nos casamos el próximo octubre'

Y me gusta haber encontrado a alguien que en eso es como tu alma gemela.Por otra parte, Alvaro es una persona muy tradicional,con las ideas muy claras de lo que quiere en la vida,de adónde quiere ir y cómo quiere llegar.Todo eso me demuestra que es alguien de quien uno se puede fiar.Pero no solamente yo.A veces nos equivocamos al creer que una persona que es buena contigo,pero que no lo es con los demás, ya te vale.Sin embargo,a mí me dice muchísimo el modo de ser de Alvaro con los demás.
Habla Álvaro
Alvaro Bultó no está presente cuando hablamos con Paloma:se encuentra en Barcelona y es por teléfono como conversamos con él.Lo primero que le decimos es:
—Ya,¿no?
Y Alvaro,con esa espontaneidad que caracteriza a hombre todo corazón y sinceridad,responde cuando aún no le habíamos dicho que la entrevista empezaba: —Sí,ya.Ya tocaba,¿no?Soy un solterón,porque voy a cumplir cuarenta y dos años.Había ido en dos ruedas mucho rato,había volcado,estaba en la cuneta y ha venido la grúa y me ha sacado. Hasta aquí el comentario «of the record » de Alvaro Bultó,,que reproducimos porque no deja de tener su gracia.
—Alvaro,os casáis.
—Cierto.Llegas a una situación en la que recapacitas y te das cuenta de lo que realmente quieres.
—¿Lo pensaste mucho antes de decidirte a dar el paso de casarte?
—A los cuarenta y un años (los cuarenta y dos los cumplo en semana y media)se piensa más.Pero yo nunca he sido reacio a casarme ni de esos que dicen:«¡Qué horror el matrimonio!».Lo que pasa es que no te sientes preparado,tienes otras prioridades...En la vida todo son etapas,y hay quien tarda más en quemarlas y hay quien tarda menos.Influye también el tipo de vida que llevas,y yo estoy todo el día ocupado,de arriba abajo, viajando.Y te cuesta más decidirte. Pero la verdad es que sí lo he pensado mucho.Hay que pensarlo,porque si lo hago a estas alturas es porque quiero hacerlo bien hecho y para siempre.
—Has tardado incluso más que el príncipe de Asturias.
—Y casi más que mi padre,que se casó a los treinta y muchos (y,sin embargo,tuvo diez hijos).
—¿A ti te gustan los niños?
—Me encantan.Me gustan mucho. Siempre he sido un «chiquillero ».
—¿Cómo es Paloma?
—Una buena compañera,una mujer muy positiva,una persona muy abierta.Por otra parte,no te coarta, sino que siempre te deja tu espacio. Es,en resumen,una mujer que ve la vida con optimismo.

Más sobre: