Paloma Lago y Álvaro Bultó: 'Nos casamos el próximo octubre'

Una ruptura es,por lo general,el triste final de una relación que,a base de embates y oleaje, acaba en naufragio.Hay,sin embargo, casos en los que,excepcionalmente,de una ruptura —lo mismo que de una discusión — sale la luz..Una luz que permite comprobar con claridad que precisamente aquello que se ha perdido es,en realidad,lo que uno de verdad quería.Esto es lo que les ha sucedido a Paloma Lago y Alvaro Bultó: después de dos años y medio de relación,el martes 13 de abril (atención, supersticiosos: asociar el hecho de haber roto con la conjunción de la fecha y el día citados es mera coincidencia,dado que ellos no creen en supersticiones)ponían fin a su noviazgo. Pero ahora,y de pronto,hoy viernes 4 de junio, ambos nos anuncian como a dúo:«Nos casamos ». La boda, aunque no tiene fijados aún ni el día,ni la hora,ni el lugar,será en octubre. Ante nosotros está Paloma,con la chispeante magia de sus ojos y la dulce modulación con que las palabras salen de sus labios.Y a su lado se encuentra Alvaro, que prefiere que sea ella quien nos relate cómo fue su primer encuentro y cómo transcurrió la bella y a la vez arriesgada peripecia de su noviazgo. —Nos conocimos en una gala de Televisión Española hace casi tres años (tenemos duda de si fue un nueve o un once de septiembre).Allí estaba mi íntima amiga Anne Igartiburu,que conocía a Alvaro y fue el nexo de unión entre los dos.Supe después que él quería conocerme y aprovechó aquella oportunidad.A la semana nos volvimos a ver.Para ello se tuvo que atravesar —por la noche y con casi cuarenta de fiebre — media cornisa cantábrica,, porque yo estaba trabajando en La Coruña y él se encontraba en Asturias por asuntos de su empresa.Y ahí se puede decir que comenzó nuestra relación.

—Alvaro hizo eso,pero tú no te quedaste a la zaga:un día te tiraste en paracaídas...por él,¿no?
—Cierto.Fue al mes justo de conocernos.Alvaro me lo propuso y le dije:«Sí,encantada ».El,que se esperaba que le dijera que no,se sorprendió mucho.Y juntos nos tiramos en paracaídas.Me lancé porque me parecía un momento apasionante para vivir.
—Y cuando,por un hombre,una mujer se tira en paracaídas es que la cosa no va de broma,aunque tan sólo esté empezando,¿verdad?
—Se juntan dos circunstancias: una,que soy bastante intrépida y decidida (aunque siempre con el cuidado de hacer las cosas bien y al lado de gente experta);otra,que tienes esa sensación de que hay algo que te arrastra y que no sabes muy bien lo que es,aunque probablemente sea esa complicidad que empieza a existir entre dos personas y que hace que des pasos y te atrevas a tomar decisiones que no tomarías si fuera alguien que no te llegara al corazón.

Más sobre

Regístrate para comentar