Primeras fotografías de Jaime Nathaniel Iglesias, el hijo del doctor Iglesias y Ronna Keitt

Deseando ser padres
El doctor Iglesias y su esposa llevaban bastante tiempo acariciando la idea de tener un hijo.Era éste un sueño que querían hacer realidad algún día.El propio doctor comentaba meses antes de que su mujer se quedara embarazada que, efectivamente,Ronna se estaba sometiendo a un tratamiento de fertilización:«Mi esposa —comentaba — se está tratando y está en manos de los médicos ».
Y bastante tiempo atrás —antes de decidirse por el citado tratamiento de fertilización,que se llevó a cabo en Madrid,concretamente en la clínica FIV,del doctor José Luis Caballero —,cuando se le preguntaba al doctor Iglesias Puga qué le hubiera gustado conseguir en la vida,respondía:«Me hubiera gustado tener hijos con Ronna.Me hubiese encantado.De momento, no es así.Pero creo que...sólo de momento.Y Dios quiera que aún pueda ocurrir ».

Quince años de unión
El doctor Iglesias Puga y Ronna Keitt,una joven ejemplo de discreción,que ha sabido estar siempre en un segundo plano,entregada —sin buscar protagonismo alguno — al hombre del que se había enamorado sinceramente y buscando únicamente estar siempre a su lado y hacerle feliz,contrajeron matrimonio civil el 1 de marzo de hace tres años en la ciudad norteamericana de Duval (Florida).Al enlace,y por expresa decisión del doctor y de Ronna,no asistió familiar alguno de la pareja.Por otra parte,ninguno de los seres queridos de ambos tuvo conocimiento de la noticia en el momento en que se produjo:sólo les fue comunicada un mes después de haberse producido.Asimismo,el doctor tuvo la delicadeza de no hacer pública su boda hasta junio de 2002, tres meses después del fallecimiento,a los ochenta y dos años,de su primera esposa —de la que llevaba mucho tiempo separado —,doña Rosario de la Cueva,quien ya se encontraba gravemente enferma cuando el padre de Julio Iglesias y Ronna contrajeron matrimonio.

El propio doctor lo explicaba al dar la noticia de su segundo matrimonio: «Si elegí tanta intimidad fue porque mi ex mujer,una persona extraordinaria y por la que sentía gran respeto,aún vivía.Por otra parte,tampoco quería hacer de nuestra ceremonia un circo ni un acontecimiento especial,algo de lo que siempre he huido.En la intimidad era mucho mejor,y Ronna también lo entendió así,porque ella ya sabía,y sigue sabiendo ahora,que yo siempre he sido una persona muy cariñosa,un caballero,y que la quería infinitamente,hasta el punto de querer compartir con ella el resto de mi vida».

Más sobre

Regístrate para comentar