Ana Aznar y Alejandro Agag presentan a su hijo

Tan sólo 48 horas después de dar a luz Ana Aznar abandonaba feliz y muy sonriente la clínica Nuestra Señora del Rosario acompañada de su marido, Alejandro Agag, y su hijo recién nacido, Alejandro. ‘Somos muy felices y toda ha ido perfectamente. El bebé y yo estamos muy bien. Alejandro es un niño muy bueno’ comentó la recién estrenada mamá mientras sostenía en brazos al pequeño, que dormía plácidamente ajeno a la expectación que causaba.

Un parto rápido y natural
La hija del presidente del Gobierno, José María Aznar, comentó igualmente que a pesar de haberse adelantado dos semanas, 'el parto había sido rápido, natural y sin ninguna complicación’. El niño, que comentan guarda cierto parecido a su padre, del que ha tomado su nombre, Alejandro, pesó al nacer 3,500 kilos y midió 50 centímetros.

Los abuelos
Sus abuelos maternos, José María Aznar y Ana Botella también acudieron a la clínica para visitar al pequeño antes de volver a casa y ayudar a su hija a recoger sus enseres. Aunque en un segundo plano, mientras el matrimonio posaba para los fotógrafos en los jardines del centro sanitario, José María Aznar y Ana Botella se mostraron encantados y muy orgullosos de que su hija les haya convertido en abuelos. Rodrigo Rato, actual presidente del Fondo Monetario Internacional y gran amigo de la familia, además de mano derecha del ex Presidente del Gobierno, también acudió a visitar a la feliz mamá, que recibió además de numerosas visitas durante el fin de semana, más de 50 centros de flores.

La vuelta a Londres
El feliz matrimonio, que tiene fijada su residencia en Londres, donde Alejandro Agag trabaja, tiene previsto volver a la capital británica una vez que la madre se haya recuperado del parto. Lo más probable es que sea ya en septiembre cuando Ana Aznar afronte la última etapa de sus estudios de psicología en Londres junto al bebé y su marido, que continúa prestando sus servicios a la banca portuguesa.

Más sobre: