Tiene el pelo rubio y los ojos azules, características que, en un principio, no parecían las más adecuadas para que fuera elegida Miss Universo 2004, de hecho desde que en 1989 la holandesa Angela Visser fuera coronada Miss Universo ninguna otra de sus sucesoras había reunido estas cualidades. Sin embargo, Jennifer Hawkins cautivó al jurado con su belleza fuera de los estándares de este certamen y el propietario del concurso, Donald Trump, la presentó diciendo: "Es la Miss Universo más bella que he visto en muchos, muchos años".

Coreógrafa y surfer
Jennifer trabajaba esporádicamente como modelo, bailarina y coreógrafa, tiene 20 años, asegura que no tiene novio y le encanta estar en la playa, de hecho, es una excelente surfista. Adora la vida sana y cuando le preguntan a qué le gustaría dedicarse asegura: "Quiero que mi carrera profesional se encamine hacia la televisión y como presentadora".

Jennifer se trasladará esta semana a su nuevo apartamento en Nueva York, nada que ver con el entorno en el que creció y que la bella Miss Universo 2004 recuerda así: "Nací en Newcastle, a dos horas de Sydney, una ciudad con un gran cultura de playa y crecí en un ambiente familiar muy cálido. Soy la menor de cuatro hermanos, yo siempre los observaba y ellos han influido mucho en mí. Mis padres llevan felizmente casados 30 años".

’Estoy muy ilusionada’
"Esto es nuevo para mí y estoy muy ilusionada. Estoy segura de que todos en mi país están muy felices también". Estas fueron las primeras palabras de Jennifer después de ser coronada por Amelia Vega en el centro de convenciones Cemexpo de Quito (Ecuador). Mientras desde Australia, su madre, Gail Hawkins, se emocionaba al saber que su hija menor había sido elegida la mujer más bella del universo: "No puedo creerlo, sólo quisiera estar allí para darle un gran abrazo".

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más