Familiares y amigos se reúnen en un funeral en memoria de Jesús Gil

Una vez más, familiares y amigos de Jesús Gil se han reunido para rendirle un sentido homenaje al que fuera presidente del Atlético de Madrid en un funeral celebrado en la capital. A la iglesia de San Jerónimo el Real, se acercaron el presidente y vicepresidente del equipo rojiblanco, Enrique Cerezo y Lázaro Albarracín, acompañados del director técnico, Toni Muñoz.

Futbolistas y amigos
Futbolistas en activo del club como Pablo Simeone, Carlos Aguilera y Santi Denia acudieron en representación de la plantilla e incluso jugadores ya retirados como Juan Manuel López, Adelardo Rodríguez, Milinko Pantic o Salva Ballesta asistieron a la misa. Otro de los presentes fue el técnico que llevó a la entidad a conseguir el ‘doblete’ en 1996, el serbio Radomir Antic.
No sólo representantes y seguidores del club quisieron reconfortar a la familia en estos duros momentos, también muchas personalidades conocidas y amigos dieron el último adiós a Jesús Gil. Carmen Sevilla, José Ortega Cano, que acudió sin su mujer Rocío Jurado, Lidia Bosch con su marido, Alberto Martín,y Carmen Mosquera, viuda de Pedro Carrasco, entre otros, estuvieron presentes en la misa oficiada por el capellán del equipo, el padre Daniel.

Una trombosis cerebral
Jesús Gil y Gil falleció el pasado día 15 de mayo en la clínica Centro de Madrid, a causa de una embolia. El ex presidente rojiblanco, de 71 años, se encontraba el día 9 en su finca de Valdeolivas, cercana a Talavera de la Reina, cuando sufrió la trombosis cerebral. Su traslado al hospital fue inmediato y allí permaneció una semana en estado muy grave, hasta que finalmente falleció.

El dolor de la familia, amigos y aficionados fue ya patente en la capilla ardiente y en el multitudinario entierro celebrado en el cementerio de La Almudena. En aquella ocasión, muchos ciudadanos anónimos e incluso dirigentes y jugadores de equipos rivales se acercaron a despedir al polémico y controvertido personaje. Y es que, según todos los que le conocieron, Jesús Gil no dejaba indiferente a nadie.

Más sobre

Regístrate para comentar