A las seis de la tarde llegó la comitiva fúnebre al cementerio madrileño de La Almudena. El féretro de Jesús Gil, mayor accionista del club Atlético, seguía cubierto con la bandera rojiblanca. Durante todo el día más de veinte mil personas habían acudido a dar su último adiós al ex presidente del club en la capilla ardiente que se había instalado en el Vicente Calderón. Otros cientos, acudieron a las puertas de La Almudena para ver llegar a todos los familiares y amigos de un personaje polémico que, como él mismo dijo, no podía pasar inadvertido: o era querido o era odiado. Y en estos momentos, todos aquellos que le apreciaban han salido a la luz y han dado muestras de afecto a la familia Gil.

La afición y los famosos aunan su dolor
La afición rojiblanca se volcó por dar un adiós triunfal a Jesús Gil. Directivos, ex jugadores y jugadores de todas las categorías formaron una piña en torno a la familia Gil.

Pero tampoco faltaron sus amigos, que los tenía, de Marbella. Rocío Jurado y Ortega Cano llegaron al cementerio de La Almudena para dar su último adiós a Gil. Igualmente, Carmen Sevilla quiso ofrecer, con su presencia, una muestra de cariño a la familia del que fue mayor accionista del Atlético de Madrid. Al sepelio también acudió Marisol Yagüe, actual alcaldesa de su querida Marbella.

No cabe duda de que la familia del fallecido ha debido vivir con profunda pena, pero con mucha emoción, este despliegue de cariño y afecto que se ha generado tras la muerte de Jesús Gil.

Más sobre

Regístrate para comentar