Ecuador celebra el acto de apertura de Miss Universo 2004

Las participantes en la nueva edición del concurso Miss Universo 2004 ya están en Ecuador. Pese a que los servicios de seguridad habían advertido a los medios de comunicación sobre la restricción del acceso a las candidatas, fueron muchas las que se saltaron el protocolo para ir a hablar con los periodistas. Así lo hizo la española María Jesús Ruiz quien les conquistó con su espontaneidad comentándoles: "Estoy feliz de estar aquí con vosotros". Entre las que suscitaron más interés estaban miss Ucrania, Uleksandra Nikolayenko, y la peruana Liesel Holler.

La primera presentación oficial de las aspirantes al título se celebró en el conocido Convento de La Merced. Ayer eran todo preparativos. Por la mañana, se completaron las sesiones para las fotografías oficiales del certamen y, por la tarde, los últimos retoques para que todo estuviera perfecto durante el acto de apertura oficial de Miss Universo. Primero hubo un cóctel de bienvenida, seguido del desfile de las aspirantes al título y la presentación de la canción oficial del concurso.

Al final, el número de misses se redujo a 80 al cancelar su participación las representantes de Islas Vírgenes, Portugal y Kenia. Argentina, que tampoco participará, ya lo había avisado con antelación. Aún así, esta edición superará el número de aspirantes de la edición anterior.

El principe Felipe y su prometida recibirán 20.000 rosas regalo de Ecuador
Si la ciudad de Quito se verá embellecida por las representantes de los más diversos países, aún lo estará más al recibir la donación de la Asociación Expoflores de unas 300.000 flores de las más variadas especies y colores. Ecuador también ha querido estar presente en el próximo enlace matrimonial entre el príncipe Felipe de Borbón y Letizia Ortiz, regalándoles 20.000 rosas color champán, que se utilizarán para adornar el interior de la catedral de La Almudena, lugar donde se desarrollará la ceremonia religiosa. Las flores saldrán durante este fin de semana rumbo a España desde la plantación ecuatoriana de Sisapamba.

Más sobre

Regístrate para comentar