Ana Botella: Al otro lado del espejo

En un acto que, de alguna manera, ha puesto el broche de oro a la etapa en la presidencia del matrimonio Aznar, Ana Botella, acompañada del viceministro en funciones, Rodrigo Rato, que actuó como maestro de ceremonias, presentó ayer por la tarde, en la abarrotadísima sala Neptuno del Palace, su libro Ana Botella: mis ocho años en la Moncloa (Plaza y Janés).

El mismo Rato bromeó sobre el enorme poder de convocatoria de la concejala y espetó, al principio de su intervención, a José María Aznar: "Vas camino de ser marido de...". Y es que Ana Botella reunió a numerosas personalidades de todas las áreas. Contó con el respaldo de la plana mayor del PP, es decir, el Consejo de Ministros en funciones. Con su marido a la cabeza, arroparon a Ana Botella: Mariano Rajoy, Eduardo Zaplana, Javier Arenas, José María Michavila, Federico Trillo, Alberto Ruiz Gallardón, Ana Palacio, Luisa Fernanda Rudi, Esperanza Aguirre... Tampoco quisieron faltar a la presentación de estas memorias, a las que Rato se refirió como un libro útil para analizar la vida política española "desde el otro lado del espejo": Miguel Ángel Rodríguez, Pitita Ridruejo, Pilar Ferrer, Antonio Pérez Hernares y Nieves Álvarez, entre otros.

Ana Botella, que no hizo ninguna mención a la actualidad política, salvo al 11-M, explicó que la presentación de su libro, prevista para el pasado 15 de marzo, tuvo que retrasarse a causa de los crueles atentados de Madrid: "Jamás hubiera imaginado que tendría que añadir un capítulo cero después de la desaparición de 192 personas de bien para siempre. Hoy debería haber sido un día feliz, pero como nos ocurre a todos todavía estamos entristecidos por la masacre del once de septiembre". Masacre a la que se refirió como sus "peores momentos" de su paso por la Moncloa. Entre los buenos destacó: "haber recibido el cariño de muchas personas desconocidas".

En su libro, Ana Botella recoge todos sus recuerdos de los últimos ocho años. Desde su llegada a la Moncloa, que pronto se convirtió "en el hogar de Ana y José", según declaró Rodrigo Rato en su discurso de apertura, hasta sus relaciones con los ciudadanos, su manera de ver la política y algunas anécdotas divertidas. La etapa "más importante" de su vida, en definitiva, que pone fin "con la satisfacción del deber cumplido, de haber vivido con una persona honesta que ha trabajado siempre por el bien del país, de haber militado en un partido ejemplar" y con la plena confianza de que "lo mejor está por venir".

Más sobre: