Isabel Preysler posa por primera vez con sus hijas Chábeli, Tamara y Ana

—¿Una película?
—«¡Qué bello es vivir!».Me recuerda la importancia de las cosas pequeñas y cotidianas de la vida, que son las que a veces dejamos de ver en los momentos malos, y me parece una gran inspiración.
—¿Una canción?
—«De niña a mujer ».Es una canción que me dedicó mi padre, y le tengo mucho cariño.
—¿Algo para recordar?
—La primera vez que tuve a mi hijo entre los brazos, porque es inolvidable. Es un sentimiento nuevo y maravilloso que te invade de pies a cabeza.
—¿Algo para olvidar?
—El susto de que mi hijo naciera tan temprano. Sentir que la vida de tu hijo peligra es un desasosiego tremendo.

’Los momentos más felices de nuestra infancia’
—¿Una imagen siempre en tu memoria?
—Mis hermanos y yo en España. Las vacaciones con mi madre y los fines de semana que pasábamos en el campo cuando éramos pequeños y hacíamos travesuras clásicas de niños. Fueron los momentos más felices de nuestra infancia.
—¿Un olor irresistible?
—El de las flores. Me da paz y siento que pone armonía en la casa. El olor de las flores me pone de buen humor.
—¿Algo, un objeto que siempre te acompaña?
—Un corazón de cristal. Una persona especial me lo regaló cuando era jovencita y le guardo mucho cariño.

’Christian es el amor de mi vida’
—¿Un lugar para encontrarte?
—Cerca del mar. Me produce una sensación de mucha tranquilidad.
—¿La experiencia de tu vida?
—Sin duda, la maternidad. Es una experiencia que no puede compararse con ninguna otra, y es para siempre.
—¿El amor de tu vida?
—Christian. Cuando estás profundamente enamorada de la persona que hay a tu lado, piensas que es el amor de tu vida.
—¿El dolor de tu vida?
—El pensar en los niños que son huérfanos y los que viven en el Tercer Mundo. Al tener un hijo me he dado cuenta de lo inocentes que son y lo indefensos que se encuentran ante las circunstancias de la vida.
—¿Qué te hace gritar de alegría?
—Las gracias de mi hijo, Alejandro. Como ya habla, tiene momentos simpatiquísimos.
—¿Un pensamiento fijo en tu memoria?
—Los momentos felices. Me gusta recordar las cosas bonitas del pasado. Siento que me ayuda a ser positiva en la vida.
—¿El olor de una comida?
—El de la paella. Me encanta y me recuerda a España.
—¿Un aroma?
—El del jazmín. Lo tengo en el jardín, y cada vez que lo huelo en algún sitio me recuerda a casa.
—Destaca el rasgo principal del carácter de tus hermanos, Julio y Enrique.
—El sentido del humor de Julio. Es increíblemente alegre y muy intuitivo. En cuanto a Enrique, destacan su constancia y su tenacidad en lograr cada meta que se propone.

Más sobre

Regístrate para comentar