Don Jesús, el padre de la futura princesa de Asturias, ha contraído matrimonio civil con Ana Togores, en Madrid

El traje... y el espectáculo de Madrid
A las cuatro de la tarde del pasado lunes 22 de marzo —exactamente dos meses ante de la boda—, la prometida del príncipe llegaba al estudio del modisto Manuel Pertegaz, sito en la avenida Diagonal, de la Ciudad Condal, para hacerse una prueba del traje de novia. Doña Letizia, que vestía una chaqueta de piel color beige, jersey de cuello alto y pantalón oscuro con rayas verticales, estuvo en el estudio durante un par de horas, y en el momento de salir, a la pregunta de cómo iban los preparativos de la boda, respondió: «Bien, gracias». Por otra parte, y por expreso deseo del príncipe Felipe, se ha suspendido, en señal de luto, el espectáculo multimedia que el Ayuntamiento quería celebrar el 17 de mayo en la plaza de Oriente como regalo a los novios. Asimismo —y también por deseo de don Felipe— el presupuesto previsto para el citado espectáculo será destinado a la construcción de un monumento homenaje a las víctimas de 11-M.

Capitulaciones matrimoniales para don Felipe y doña Letizia
El príncipe don Felipe de Borbón y su futura esposa, doña Letizia Ortiz, podrían haber firmado ante notario sus capitulaciones matrimoniales. Un documento (escritura pública) que habría quedado consignado en el mismo registro civil donde, el próximo 22 de mayo, inscribirán su matrimonio. La información no ha sido confirmada oficialmente pero, según fuentes cercanas al palacio de la Zarzuela, todo apunta a que el Príncipe de Asturias y su prometida, al igual que otros miles de contrayentes españoles, han establecido, de mutuo acuerdo, algunas puntualizaciones sobre sus patrimonios personales.

A través de las capitulaciones matrimoniales, el Príncipe y doña Letizia podrían haber dejado constancia de cuáles son los bienes con los que cada uno cuenta antes de la boda, cuáles son las condiciones económicas que regirán su vida en común, cómo harán frente a las cargas familiares o lo que sucedería en caso de que su vínculo matrimonial terminara disolviéndose. El documento en sí (redactado según Art. 1325 del Código Civil) permite estipular al Príncipe de Asturias y a su futura esposa el régimen económico de su matrimonio, así como añadir todas las disposiciones que hayan acordado, por ejemplo: la donación propter nuptias (regalos de familia, especialmente de sus respectivos padres) que pueden añadir, también, en el mismo documento; así como otro tipo de deseos más personales. Puntualizaciones voluntarias con las que pueden hacer constar normas de convivencia, custodia de los hijos en caso de separación, etc.

El Príncipe de Asturias y doña Letizia podrán, no obstante, modificar las puntualizaciones de su régimen patrimonial, si ese fuera su deseo, una vez celebrado el matrimonio según el art. 1331 que dispone: "para que sea válida la modificación de las capitulaciones matrimoniales deberá realizarse con la asistencia y el concurso de las personas que en éstas intervinieron como otorgantes si vivieren y la modificación afectare a derechos concedidos por tales personas."

Más sobre: