Miriam Díaz Aroca se ha casado civilmente con Wichi Stuart, hermano de la popular presentadora Belinda Washington

—Wichi, ¿cómo ve tu hermana Belinda que te cases con una de sus mejores amigas?
—Está muy ilusionada y nos desea lo mejor. Conociéndome y queriéndome lo que me quiere, está realmente feliz. Ella sabe que mi decisión es verdadera.
—La ceremonia ha sido muy familiar y sabemos que tú tienes muchos amigos y Wichi también. ¿Por qué tan íntima?
—Hemos querido hacer algo muy pequeñito, íntimo, familiar, algo con mucho cariño. Ha sido una decisión difícil. Ten en cuenta que conocemos a muchísima gente, Deseamos que nadie de los ausentes se ofenda. Sabemos que si nos quieren lo comprenderán y nos felicitarán de corazón.
—¿Por qué te has vestido de escocés en este día tan señalado?
—Es por mis sentimientos hacia Escocia y mi niñez. Este es un momento muy importante en mi vida y he querido llenarlo de tradición.
—¿Ese traje es de tu familia?
—Es el traje tradicional del clan Grant y el «kilt» tiene el color y los cuadros que han vestido todos mis antepasados, al igual que el «sporran», o bolso, que llevo puesto, que perteneció a mi abuelo.
—¿Eres una persona tradicional?
—Sí, bastante. Me considero una persona muy tradicional. Mi sueño es crear un hogar y cuidarlo y cultivarlo para siempre.
—Y tú, Miriam, ¿qué has sentido al volver a vestirte de novia?
—Ha sido muy especial, porque no he ido de blanco, ni con velo. Tenía ilusión por llevar un traje diferente para un evento tan especial y único en mi vida. Es como el cuento de hadas que se va haciendo realidad paso a paso.
—Wichi, ¿qué has sentido al ver a Miriam vestida de novia acercándose a ti?
—Un nudo en la garganta y una sensación de emoción. Me han brotado lágrimas.
—Se os ve muy felices. ¿Cómo definiríais vuestra felicidad?
—Auténtica, de verdad, sin disimulos, sin apariencias. Sencilla, pero apasionante. Es una felicidad constante. Coleccionamos momentos de felicidad todos los días.
—Miriam, tienes un hijo de tu anterior matrimonio. ¿Cómo lleva Pedro el que mamá se vuelva a casar?
—Es un tema que hemos llevado con mucha delicadeza, poquito a poco, a lo largo de los meses. Se lo he dicho el día de la víspera, para evitar nervios y dar normalidad a su rutina de colegio. Puedo decir con orgullo que entre él y yo hay una comunicación maravillosa. Ha sido para él una sorpresa bonita y está ilusionado y feliz.
—Wichi, ¿y cómo se lleva Pedro contigo?
—Muy bien. Tiene una personalidad increíble, y me gusta, porque no es el típico niño de ocho años, sino que es especial.
—¿Habéis pensado darle un hermanito pronto?
—No nos importaría compartir algo tan hermoso, pero no hay planes de ello.

Más sobre: