Isabel Preysler posa por primera vez con sus hijas Chábeli, Tamara y Ana

—¿La mejor lección que te ha dado tu madre?
—El saber estar. Siempre.
—¿Y tu padre?
—Me ha enseñado a ver el lado cómico de las cosas.

Declaraciones de Isabel
—Isabel,¿un «hobby »?
—Viajar.
—¿Una pasión?
—Tengo varias y no hay por qué elegir.
—¿Una afición?
—Mis clases de yoga.
—¿Un nombre masculino?
—Miguel.
—¿Una piedra preciosa?
—El brillante.
—¿Un menú equilibrado?
—Para mí sería una ensalada completísima de lechuga, tomate, escarola, pepino, berros, zanahorias, brotes de soja, pollo, queso, etcétera, y una buenísima tarta de chocolate.
—¿El día perfecto?
—Un día tranquilo en familia, disfrutando de mi nieto, Alejandro, en verano.
—¿Un sonido?
—El del mar.
—¿Cómo crear un ambiente tranquilo y acogedor?
—Con unas velas perfumadas, una buena música de fondo y, en invierno, la chimenea encendida.
—¿Qué no falta nunca en tu mesa?
—Una conversación animada.

’La disciplina es importante pero no hay que exagerar’
—¿Supersticiosa?
—Nada.
—¿Es un arte recibir en casa?
—Sólo hay que ser natural.
—¿Una flor que no va contigo?
—El gladiolo.
—¿Una actitud que rechazas en la gente?
—La prepotencia.
—¿Una actitud que alabas?
—La sencillez.
—¿Un plato que nunca darías a tus invitados?
—Sesos.
—¿La mejor manera de concluir un buen almuerzo?
—Es con un buen postre.
—¿La disciplina es fundamental en la vida?
—Es importante, pero no hay que exagerar.
—¿Algo que ponga nerviosa a Isabel Preysler?
—Isabel, antes Chábeli nos ha contado cuál era el dolor de su vida.¿Podrías tú decirnos el tuyo?
—Nunca lo había dicho antes, ni me ha gustado tocar este tema. El mayor dolor de mi vida fue separarme de mis hijos cuando se fueron a vivir a Estados Unidos. Fue durísimo, pero para ellos era lo mejor en aquel momento y tuve que tomar la decisión de mandarles fuera. Durante años hice esfuerzos enormes para no echarme a llorar cuando me preguntaban por ellos. No podía tocar el tema por la enorme tristeza que me producía tenerlos lejos de mí. Creo que cualquier madre en mi lugar hubiera hecho lo mismo, pero para mí fue el mayor sacrificio de mi vida.

Más sobre

Regístrate para comentar