Continúa el duro enfrentamiento entre María Jiménez y Pepe Sancho

‘Recién nacido mi hijo Alejandro...'
María prosigue luego:

- Estoy afectada muy fuertemente psicológicamente y necesito ayuda, yo y mi familia y decido que no me puedo quedar encerrada en casa. Recién nacido mi hijo Alejandro me desgarré el útero quince centímetros que casi me muero, a los quince días de estar en casa, almorzando, le pregunté algo y me dio un manotazo encima de la mesa y como pude evité que le cayera un plato de comida al niño en la cara y me dio una paliza de muerte y es algo que no podéis comprender. Llamé al médico y le dije lo que me había pasado, pero no quería denunciarle porque no quería cargarme una familia que era la mía, me dijo que me metiera en agua caliente y que tomara antiinflamatorio y que si me dolía que fuera a la consulta, pero yo no quería ni volver a la consulta porque si iba lo iban a denunciar.

- ¿Te había dejado marcas en el cuerpo?
- Me había dejado marcas en el cuerpo y el útero estaba tierno porque el niño sólo tenía un mes y yo llevaba sólo quince días fuera del hospital.
- ¿Te dio los golpes por todo el cuerpo?
- Por todo el cuerpo pero sobre todo me maniata, me pone la pierna en la barriga y se pone como un poseso y no atiende a razones. Por preguntarle cualquier cosa, es una paliza.
- ¿Había razón para eso?
- Razón no hay ninguna para maltratar a una persona y este señor por cualquier cosa es un violento y ahora quiere dar a entender que yo soy la violenta, la agresiva y este señor ha conseguido sacar lo peor de mí y yo misma me horrorizo y afortunadamente me estoy recuperando a mí misma y a mi carácter. El día 7 de marzo nos dan la separación oficial y espero que a partir de ese día se me pasen todos los males.
- ¿A qué te refieres cuando dices que ha sacado lo peor de ti?
- Provocaba las broncas para irse a la calle y hacer su doble vida. Lo de este señor es con premeditación. Si estaba con gripe ni me llamaba y si estaba sana me llamaba veinte veces para tenerme controlada. Me ha utilizado siempre y me ha martirizado mañana, tarde, noche y madrugada. Este señor lo que hace es imponer su ley, me ha cogido y me ha sometido, me ha obligado, me ha utilizado y me ha manipulado. Cuando le dan el Goya ya se siente Dios. En la película ‘Carne trémula’ me siento mala cuando le da una paliza a Ángela Molina. Me veía totalmente reflejada. Los papeles esos estaban en mi casa.
- ¿Por qué no has hablado antes?
- No he hablado antes porque era mi palabra contra la suya, pero me ha llamado mucha gente que me ha dicho que han visto a ese señor como me pegaba en medio de la calle en Madrid. Ahora que tengo testigos y una denuncia me atrevo. Yo estaba en mi casa escondida porque él me tenía repudiada.

Más sobre: